El Cronista resalta en un artículo de Dolores Ayerra que Isidre Fainé, presidente de Caixabank, está decidido a conseguir un acuerdo con el gobierno sobre la indemnización por la nacionalización de YPF. El diario económico señala que la entidad catalana es la mayor accionista de la petrolera española, pero sus presidentes están “históricamente enfrentados”. Aseguran que Fainé podría aceptar un acuerdo cuya indemnización no fuera en efectivo, sino una participación en la explotación de los yacimientos de Vaca Muerta.

Isider Faine
(Foto: Flickr/La Caixa)

El Cronista asegura: “`Más vale un mal acuerdo que un buen pleito´, fue el mensaje que ha intentado moldear Isidro Fainé, presidente de Caixabank con referencia a la expropiación de YPF. La poderosa entidad  bancaria catalana que preside es dueña del 12,53% de las acciones de la petrolera, lo que la erige en su accionista más importante. La semana que viene Fainé viajará a Buenos Aires y aprovechará para pasar por la Casa Rosada, en lo que se convertirá en su tercer intento en pocos meses para negociar un pago del Estado argentino por las acciones de YPF que fueron expropiadas.”

El texto asegura: “Según pudo saber El Cronista, el ejecutivo  ??históricamente enfrentado al presidente de Repsol, Antonio Brufau, sobre todo en este asunto??, visitará el país acompañado por su equipo técnico y buscará reunirse con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La idea de Fainé es regresar a España con algún avance en el arreglo y  comunicarlo en la junta de accionistas de Repsol del 31 de mayo.”

Añaden: “En sus últimas visitas a la Argentina, el banquero escuchó algunas ofertas (luego negadas por el directorio español), entre las que figuró un pacto para que Repsol entrara en la explotación del yacimiento de Vaca Muerta con una participación inferior al 33%, recibiendo así una indemnización de u$s 1.500 millones. Y es que el Gobierno nunca fue partidario de pagar cash, por lo que los españoles tendrían que ceder la constitución de una empresa mixta sobre ciertos activos, aunque deberán mostrarse firmes en la negociación de una garantía.”

[Leer el artículo completo en El Cronista]

Print Friendly, PDF & Email