La apertura del tramo ferroviario de alta velocidad entre Barcelona y Figueras es recogida por buena parte de la prensa francesa. Resaltan que esta infraestructura abre la puerta de Francia y el resto de Europa a Barcelona y España. Pero apuntan que la presión o `patata caliente´para que el famoso corredor ferroviario mediterráneo secomplete es ahora para Francia, que debe terminar en alta velocidad la conexión entre Perpiñán y Montpellie.

Imagen de previsualización de YouTube

Euronews dice que el tramo acaba con años de tergiversaciones. Su reportaje titulado “Cataluña va a alta velocidad hacia Francia” apunta: “Hacia falta un proyecto de esta escala para reunir al primer ministro español, Mariano Rajoy y el presidente del Ejecutivo catalán, el nacionalista Artur Mas. El último tramo de la línea de alta velocidad entre Barcelona y Figueras fue inaugurada el martes. Un paso esencial para conectar España con el resto de Europa. El objetivo final es permitir una conexión de alta velocidad entre París y Madrid. El proyecto acaba así con años de tergiversaciones.”

Le Monde resalta que una línea de alta velocidad une ahora a Francia con Barcelona. La crónica de su corresponsal Sandrine Morel explica: “Con ocho años de retraso sobre el calendario inicial, la línea de tren de alta velocidad que conecta Barcelona con la frontera francesa se puso en marcha el miércoles, 9 de enero. La apertura del tramo entre el capital catalana, Girona y Figueres, que ha costado 3,7 mil millones de euros a España, “abre la puerta de Europa a España”, se felicitó el Jefe Gobierno de Mariano Rajoy.

Aunque para el presidente catalán, Artur Mas, defensor de la independencia de Cataluña en frías relaciones con Madrid, no es más que “justicia” o la “reparación de un error de hace 150 años”, para el Ministro del territorio catalán, Santi Vila.” El diario recuerda que al tener un ancho de vía diferente al del resto de Europa, era necesario cambiar de tren en la frontera. Y aunque señala que seguirá siendo necesario este cambio resalta: “Al construir de la línea de alta velocidad entre Barcelona y Figueres con vías de ancho internacional, España está finalmente conectada al resto de Europa.”

La Tribune señala que ahora la presión para el corredor ferroviario mediterráneo es para Francia. Su crónica destaca: “La línea de alta velocidad entre  Barcelona y Figueras es el último paso antes de abrir la conexión entre París y Barcelona en tren de alta velocidad, prevista para abril, que unirá ambas capitales en 6h30 (antes eran casi 08h40). Con esta puesta en funcionamiento de RENFE, la presión ha cambiado de país. Para instalar el famoso corredor ferroviario del Mediterráneo, Francia debe empezar a construir el eslabón perdido entre Perpiñán y Montpellier (160 km) con un presupuesto estimado en 8.000 millones de euros y una circulación mixta de mercancías-viajeros entre España y resto de Europa. En el mejor de los casos, el más voluntarista, el tramo se completaría en 2020.”

La Depeche dice que España lanza, con retraso, el AVE a Francia. Aseguran: “Con tres años de retraso para el tramo Perpignan-Figueras, las más altas autoridades españolas lanzaron el tren de alta velocidad entre Barcelona y Figueras, via Girona. Esta sección llave para la apertura a Francia ha supuesto una inversión de 4.700 millones para 131 km. Acerca en casi una hora Barcelona a la frontera francesa.” El texto advierte que aun es necesario cambiar de tren en Figueras para llegar a Barcelona, pero señala: “Esta puesta en marcha deja ahora la `patata caliente´ a este lado de los Pirineos con la necesidad de ajustar la línea de alta velocidad considerablemente (160 km) entre Perpiñán y Montpellier para permitir unir Madrid y Barcelona con Paris.”