El gran proyecto de construcción de la marca España, el tren de alta velocidad en Arabia Saudí entre Medina y la Meca, también conocido como “AVE del desierto”, parece que por fin va entrar en funcionamiento. El consorcio español encargado de la obra negocia con las autoridades saudíes que la inuaguración oficial sea el próximo 23 de septiembre, que es también el día de Arabia, según informa Europa Press. Medios locales como The Saudi Gazette hablan del 24 de septiembre. Pero aunque la fecha podría retrasarse, la puesta en marcha del servicio será seguro en este septiembre. Esto implica un retraso de 20 meses con respecto a la fecha inicial prevista, enero de 2017, pero cumple con el último acuerdo con Arabia Saudí y supondrá un hito para la ingeniería española.

Las empresas españolas querían que la inauguración oficial de la infraestructura fuera en enero de 2019, pero han aceptado adelantarla, aunque eso supondrá que el servicio funcionará con limitaciones. Los trenes solo circularan cuatro días a la semana y sin superar los 200km/h, parando además unicamente en dos de las cinco estaciones previstas, Yeda y Kaec. El servicio comercial de Haramain, que es como se conoce a la línea en Arabia Saudí, aumentará en 4 frecuencias el próximo enero, pero no funcionará a pleno rendimiento -con trenes diarios y velocidad de 300 km/h- hasta septiembre de 2019.

Según The Saudi Gazette, un billete de ida desde Medina a la Meca en clase turista costará 75 riyals saudís (unos 17 euros), mientras que uno en business costará 125 SAR (28,5 euros). Y ya se pueden adquirir en la web de Haramain High Speed Rail Project. Renfe será la encargada de prestar el servicio, el primero que da fuera de España, mientras que los trenes han sido fabricados por Talgo.

Los retrasos y problemas en el proyecto del AVE a la Meca han sido una constante desde que el consorcio Al Shoula, compuesto por 12 empresas españolas, se adjudicará el contrato de construcción de 6.700 millones de euros en 2011. El proyecto tenía como primera fecha de inicio, enero de 2017, aunque en mayo de 2016, Arabia Saudí aceptó extender 14 meses el plazo ante los problemas técnicos en la obra pero a cambio de contrapartidas. Para resolver la disputa entre Riad y el consorcio español fue incluso necesaria la intervención de un mediador, Paul Taggart, tras cuya entrada en escena, se alcanzó en noviembre de 2016 un acuerdo en firme sobre sobrecostes y plazos.

Finalmente la inauguración oficial va a tener retraso con respecto a marzo de 2018, la fecha acordada hace casi dos años, pero cumple con la última negociación en la que Arabia Saudí pidió que el servicio se iniciara en septiembre y en la que fue clave la visita a España del principe heredero Mohammed Bin Salman en abril pasado. La infraestructura cubre los 444 kilometros que separan a Medina de la Meca y cuando esté a pleno funcionamiento podrá llevar 166.000 pasajeros diarios.

Print Friendly, PDF & Email