La cotización de la deuda española en el mercado por debajo del bono estadounidense ha llamado la atención de la prensa extranjera. Señalan que el apoyo del BCE es clave en esta situación, pero advierten que este hecho esconde un riesgo para España: puede ayudar a un bajo crecimiento y a la deflación.

Business Insider profundiza en lo que de verdad supone que el bono español a 10 años cotice por debajo del de EEUU.  El texto de Joe Weisenthal dice: “Esto es algo que habría sido incomprensible hace un año, o incluso hace 6 meses realmente. El bono español a 10 años se comercia ahora con un menor rendimiento que los bonos estadounidenses. Eso significa que a 10 años, España puede ahora pedir dinero prestado a menor coste que EE.UU.”

 

Ahora es importante tener en cuenta lo que esto no quiere decir: Esto no significa que el mercado considere que EE.UU. tenga más riesgo que España. De hecho, aunque que España haya recorrido un largo camino desde los días oscuros, se ha llegado al punto en el que los bajos costos de endeudamiento son en realidad un signo negativo, ya que son un artefacto para el bajo crecimiento y la deflación. Así, mientras que este es un momento y un hito importante, no significa necesariamente que sea todo bueno.”

Bloomberg achaca el comportamiento de los bonos españoles a las decisiones del BCE. Explica: “Bonos de España subieron, enviando el rendimiento a 10 años por debajo del de los bonos del Tesoro de EEUU por primera vez en cuatro años, después de que un miembro del Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo dijera que las tasas de interés en la zona del euro se mantendrán bajas. Los títulos italianos también ampliaron sus ganancias y enviaron las tasas a mínimos históricos, tras decir Benoit Coeure que los costos de endeudamiento en el bloque de la moneda se mantendrán bajos, aunque empiezan a subir en otros lugares.

 

Eso contrasta con la política de la Reserva Federal de desaceleración de estímulos. Un paquete de medidas del BCE la semana pasada impulsó la demanda de los inversores por los bonos estatales en medio de señales de que la inflación que mina el valor de los pagos de los activos de renta fija, se mantendría por debajo del objetivo.”