La prensa extranjera señala que España vive una “fuga de cerebros” científicos que amenaza con empobrecerla y provocar la decadencia científica. La historia de la bióloga Nuria Marti Gutierrez, despedida en España y ahora parte del equipo que ha clonado celulas madre y de Diego Martinez Santos, mejor físico jóven de Europa al que España ha negado una beca, se consdieran “ejemplos clamorosos” de esta situación.

El artículo de Le Monde

Le Monde habla de fuga de cerebros científicos en España que hace peligrar que la salida de la crisis sea por arriba. Explican: “Las cosas van mal para la ciencia. España ha reducido en un 39% en tres años, el presupuesto de investigación. Nuria Martí, bióloga española de 33 años, perdió su trabajo en 2011 dentro de un ERE que despidió a 114 de los 244 trabjadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe en Valencia. Como muchos de sus compatriotas en los últimos años, se podría decir. Salvo que esta joven científica, que fue contratada rápidamente por la Universidad Americana de Salud y Ciencia de Oregon (OHSU), participó en la primera clonación de células madre humanas por transferencia nuclear, una proeza científica noticia estos días.

Su caso no es aislado. El 15 de mayo, la prensa se hací eco de la pardójica situación de Diego Martinez Santos. Este gallego de 30 años supo el mismo día que le daban el Premio al Mejor Físico Jóven de la Sociedad Europea de Física y que sus solicitud para obtener la beca Ramon y Cajal, destinada a atraer a los jóvnes talentos científicos de vuelta a España era rechazada.

Estas dos historias, conocidas con un día de diferencia, refuerzan la idea de que el país está viviendo una `fuga de cerebros´ que corre el riesgo de empobrecerlo y comprometer una salida de la crisis por arriba. Para aumentar la competitividad, Madrid ha apostado por la bajada del costo de su mano de obra, lo llaman la `devaluación interna´, y parece abandonar la idea de estar a la vanguardia de la investigación médica o de las energías renovables.”

Il Fatto Quotidiano resalta la historia de Nuria Martí y Diego Martinez como clamorosos simbolos de la decadencia de la ciencia en España. La crónica de Alessandro Oppes explicó: “Licenciada en España, después protagonista con el equipo de científicos de la Universidad de Oregón del descubrimiento que podría marcar un viraje en la clonación humana. La historia de Nuria Martí Gutierrez, una joven investigadora emigrada a los EE.UU. ni siquiera hace dos años, es un nuevo símbolo ?? acaso uno de los más clamorosos ?? de la decadencia de un país que, a fuerza de salvajes recortes, contrae una hipoteca tumbal sobre el futuro.

De nuevo un representante de una generación perdida, la de los cerebros obligados a marcharse, que se suma al clamoroso caso de Diego Martínez Santos a quien, precisamente mientras obtenía el reconocimiento como `mejor joven físico europeo´, el gobierno español le negaba una beca.”