La prensa extranjera está recogiendo los detalles de la polémica desatada en torno a la final de la Copa del Rey de futbol entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona. Se apunta a las declaraciones de Esperanza Aguirre como la chispa que ha convertido en tormenta política la previsible y anecdótica protesta nacionalista contra el himno. Los medios internacionales mencionan que las palabras de la presidenta madrileña han podido ser una cortina de humo por la situación económica, pero recogen también la manifestación ultra que coincidirá con la final.

El estado Vicente Calderón donde se jugará el partido
(Foto: Flickr/Albertosanfer)

Le Figaro destaca que los nacionalismos han tomado el fútbol como rehen. La crónica de Mathieu de Taillac explica: “Durante la Copa del Rey, este viernes, los separatistas planean atacar los símbolos de la unidad ibérica. Se enfrentan FC Barcelona y Athletic de Bilbao. En teoría es sólo deporte, pero cuando los vascos y los catalanes se reúnen en Madrid, la política nunca está lejos. Las dos regiones españolas son las que más reivindican su especificidad… Las más celosas también del poder central. Mayoría o no, los nacionalistas en las gradas aprovecharán la oportunidad. La Marcha Real y el príncipe Felipe, que entregará el trofeo, recibirán muy probablemente abucheos desde las gradas.

Frente a este hecho inevitable, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha echado leña al fuego. Esperanza Aguirre, espíritu libre -y popular- de la derecha española, propone directamente suspender el partido: `Los insultos a la bandera y el himno son delitos que no deben ser tolerados. El partido debe ser suspendido y luego jugado más adelante a puerta cerrada´”. El diario destaca que ningun otro dirigente político ha querido entrar en la polémica y mezclar futbol y política, aunque se menciona también que se ha autorizado una manifestación franquista para el día del partido.

Le Monde asegura que la petición de Aguirre de jugar a puerta cerrada ha provocado polémica. Su artículo recoge: “`¿Por qué no te callas?´, “Error de Aguirre”… la prensa catalana no es amable con la Presidente de la Comunidad de Madrid. Esperanza Aguirre (Partido Popular de derechas) quería jugar a puerta cerrada la final de la Copa del Rey española prevista para el viernes entre el Athletic de Bilbao y Barcelona, para evitar que los seguidores vascos y catalanes piten el himno español.

Algunos diputados de la oposición han acusado a la presidenta, una figura clave del partido mayoritario, de querer con esto desviar la atención de las dificultades financieras de la región. Otros ponen el foco en la autorización concedida por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid a diversas asociaciones de extrema derecha para manifestarse el día del partido y no muy lejos del Vicente Calderón, bajo el lema `contra el separatismo, una bandera´”.

Il Fatto Quotidiano resalta que la “inflexible y ultraconservadora” Esperanza Aguirre ha echado leña al fuego. El texto dice: “El himno, la bandera, la Corona, las aspiraciones independentistas y el centralismo español. En el fondo, la mezcla de siempre, una polémica infinita que se viene arrastrando cansadamente. También esta vez hubiera acabado así, con un episodio anecdótico o poco más. Pero de echar gasolina al fuego se ha ocupado la inflexible y ultraconservadora Esperanza Aguirre, presidenta regional de Madrid. Aguirre ha sugerido la suspensión del encuentro (que según ella debería jugarse ??a puertas cerradas?) si al comenzar el partido se produce lo que han anunciado los responsables de una plataforma nacionalista: una sonora pitada.

Hay quien dice que la reacción de Aguirre es solamente una tentativa de desviar la atención de los problemas, muy serios, que le han caído encima en las últimas semanas: de la crisis de Bankia, la entidad controlada por la Región, a la revelación de los datos efectivos del déficit de Madrid en 2011 (el doble del anunciado por la presidenta).”