La crisis catalana tiene serias implicaciones para España, pero la forma en que se está desarrollando también está afectando a la estabilidad del gobierno belga y planteando un desafío para la Unión Europea que puede tener que afrontar un debate que está intentando evitar. Este es el análisis que hacen varios diarios globales en sus crónicas o columnas, tras los últimos acontecimientos en Cataluña. De forma llamativa, The Washington Post, The Guardian y Le Soir coinciden en utilizar el término “pesadilla” para explicar o describir las complicaciones que la situación puede traer.

The Washington Post dice que la crisis catalana se ha convertido en una pesadilla para Bélgica y pone en riesgo los vínculos con España. La crónica que firma Lorne Cook en el diario estadounidense señala que el referéndum independentista en Cataluña y el conflicto derivado no solo han desatado una crisis política en España, sino que tras la huida a Bruselas de Carles Puigdemont, para el gobierno belga, se ha convertido en una “pesadilla” y “bomba temporal”. Enfatiza que la crisis está dividiendo al Ejecutivo de Charles Michel y puede dañar las relaciones entre los dos países. Resalta en particular las declaraciones de algunos ministros de la coalición, los pertenecientes al flamenco N-VA, como Jam Jambon que han criticado el encarcelamiento de los consellers catalanes, pero también las del socialista Elio Di Rupo que señaló que Rajoy se había comportado como un “franquista autoritario”.

The Guardian apunta que Cataluña no es solo la pesadilla de España, sino también de Europa. La columna de Simon Jenkins para el diario británico sostiene que aunque los líderes de la UE puedan tener razón en que Cataluña es un asunto interno español, “deberían estar asustados, porque es también un problema europeo”. Califica de “absurda” la última escalada que ha lleva a la cárcel a medio gobierno catalán, pero sobre todo señala que la crisis está siendo seguida de cerca por vascos, bretones, flamencos, escoceses, ucranianos y otros muchos porque puede abrir la puerta a nuevos grados de autonomía. Y defiende que a Europa le interesa definir bien el concepto de autodeterminación y formular protocolos en los que el separatismo se pueda resolver en grados de autonomía.

Financial Times destaca que la crisis en España es el siguiente desafío para la UE. La columa de Gideon Rachman considera que la Unión Europea no está preparada ni polítcamente, ni intelectualmente para la crisis en España porque el proyecto se basa en que la UE es un “espacio seguro” para unos valores liberales y en una resolución pacífica de los conflictos. Pero plantea que Cataluña ha puesto esto en duda y la situación podría incluso empeorar si el conflicto degenera en algun tipo de violencia. Pero sobre todo señala que la crisis de Cataluña pone sobre la mesa y en el debate europeo cuestiones que los especialistas de la UE no saben como afrontar, igual que el auge de los populismos antidemocráticos. Y advierte de que aunque los líderes europeos “quisieran ignorar los problemas en España, puede que esta crisis no los ignoren a ellos”.

Le Soir subraya la “cacofonía” en el gobierno belga frente a la crisis catalana. Uno de los principales caricaturistas del diario belga ironiza sobre la “pesadilla” que supone Puigdemont para Charles Michel y en su crónica subraya que el gobierno de su país se divide entre Jan Jambon que critica al ejecutivo español y Didier Reynders, ministro de exteriores, que lo ha defendido. Y subraya que el primer ministro se intenta mantener en este tema “sereno”, repitiendo su “leit motiv”: que el destino de Puigdemont es un asunto jurídico en el que el gobierno belga no puede inmiscuirse.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email