La comparecencia del Duque de Palma este sábado ante el juez está siendo adelantada y analizada por numerosos medios internacionales. Se destaca que es el primer miembro de la Familia Real que va a juicio y que está acusado de corrupción justo cuando España está inmersa en una profunda crisis. La mayoría de los diarios extranjeros recogen que el caso ya ha perjudicado la imagen de la monaquía, pero “podría ir a peor”.

Los Reyes con la Infanta Cristina y Urdangarin

El New York Times destaca: “El yerno del Rey Juan Carlos I se convertirá en el primer miembro de la familia real que en la historia moderna española comparece ante un tribunal este sábado como parte de una investigación de fraude que ha perjudicado la imagen de la monarquía. El diario recoge la opinión de la periodista Carmen Enriquez: “Este es un caso sin precedentes. Decida lo que decida el juez, el impacto sobre la familia real es significativo, sobre todo porque ya hay elementos de la sociedad, la política y los medios de comunicación en este país que no quieren mantener la monarquía.”

Apuntan también que “los esfuerzos del rey por distanciar a otros miembros de su familia del escándalo de corrupción se producen en medio de una disminución del apoyo a la monarquía, de acuerdo con las encuestas de opinión. En noviembre de 2010, incluso antes de que estallara el escándalo, la proporción de españoles favorables al mantenimiento de la monarquía parlamentaria se redujo en 12 puntos con respecto a noviembre de 2007, quedando en un 57%. En diciembre, ese número había caído a otros ocho puntos, segun encuestas de Metroscopia.”

El Chicago Tribune titula: “Sigue la pesadilla de relaciones públicas y la cosa puede ponerse aun mucho más fea. El yerno del Rey de España será interrogado por presunta corrupción, mientras los españoles corrientes luchan con las medidas de austeridad, las subidas de impuestos, el preocupante desempleo y una sombrías perspectivas para el futuro.  Se sospecha que el duque utilizó su condición y alto perfil para ganar contratos de los gobiernos regionales para una fundación sin fines de lucro que dirigió. Luego subcontrataba a empresas que también supervisaba, cargando a veces a los organismos públicos precios ridículamente inflados y escondiendo al menos parte de los ingresos en  paraísos fiscales.”

El Boston Globe apunta: “Mientras los españoles afectados por la crisis economizan y ahorran, el yerno del Rey es interrogado como sospechoso de corrupción. Iñaki Urdangarín, Duque de Palma, no ha sido acusado de un delito. Pero su presencia el sábado ante un tribunal de justicia en una isla del Mediterráneo será mercedora de figurar en los libros de historia en cualquier caso, fotografiada, filmada y escrita por un ejército de voraces medios de comunicación.”

La BBC explica: “El duque de Palma, Iñaki Urdangarín, esposo de la princesa Cristina de España y yerno del rey Juan Carlos, testificará ante un tribunal este sábado por las acusaciones de malversación de millones de euros de dinero público. No ha sido acusado formalmente, pero el caso tiene serias implicaciones para el futuro de la familia real en España.”

Le Point asegura: “Iñaki Urdangarín debe comparecer ante un juez en una investigación de corrupción que arroja un tufo a escándalo sin precedentes sobre la familia real, por lo general muy discreta. A finales de 2011, fue apartado oficialmente de las apariciones de la familia real que manifestó que su conducta “no parecía ejemplar”. Por primera vez en la historia de la democracia, la Casa Real había publicado sus cuentas en diciembre, una decisión interpretada como un gesto de transparencia en respuesta al caso Urdangarín.”

La Croix subraya: “Un miembro de la familia real española ante la justicia. Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Cristina, debe comparecer ante un juez en Palma de Mallorca”.

El Oman Daily Observer recoge. “El yerno del rey Juan Carlos, Iñaki Urdangarín será interrogado por un juez por acusaciones de corrupción. El ex jugador de balonmano olímpico, que está casado con la hija más joven del rey, la princesa Cristina, está en el centro de una investigación sobre la presunta malversación de fondos públicos por el Instituto Noos sin fines de lucro que dirigió entre 2004 y 2006.”