La “aversión ideológica” que, según Mateo Renzi, primer ministro italiano, ha mostrado el gobierno español a la posibilidad de que un fondo italiano se hiciera con el gigante español de aceite de oliva es ampliamente comentada por la prensa extranjera. Destacan que España considera a Deoleo un activo estratégico y que ha habido inquietud por la posibilidad de que una adquisición extranjera dividiera la compañía. También recogen la tradicional rivalidad entre España e Italia sobre el aceite de oliva.

Financial Times destaca que Renzi lamentó la “aversión ideológica” del gobierno español a que Italia controlara Deoleo. La crónica de Miles Johnson y Rachel Sanderson dice: “La guerra de ofertas por Deoleo cobró un toque picante después de que el fondo británico CVC ganase la subasta, cargada políticamente, al ser una empresa considerada por Madrid como activo estratégico. Cuando surgieron las noticias de que CVC había ganado a la competencia italiana de un fondo de inversión estatal, Matteo Renzi, el nuevo primer ministro italiano, dijo que el gobierno español parecía tener una `aversión ideológica´ a que la empresa italiana tomara el control del mayor fabricante de aceite de oliva del mundo en número de ventas.

 

La intervención de Renzi vino en un momento en el que los políticos españoles comentaban su preocupación sobre la venta de la compañía. España, que es el mayor productor de aceite de oliva, tiene un largo historial de rivalidad con Italia, su mayor competidor en el sector. Italia tradicionalmente ha comprado aceite barato de España y lo ha empaquetado para venderlo en el extranjero.”

Reuters destaca que aumenta la temperatura política por la oferta por el gigante español del aceite de oliva. Asegura: “La endeudada compañía española, Deoleo, vende una quinta parte del aceite de oliva embotellado del mundo y es propietaria de tres de las cuatro mayores marcas: la española Carbonell y las italianas Bertolli y Carapelli. España es con mucho el mayor productor mundial de aceite de oliva y su creciente sector es uno de los que más trabajo ofrecen en su empobrecido sur. El Gobierno ha manifestado que, aunque no bloqueará opas extranjeras, no quiere que la compañía sea dividida. Deoleo manifestó el miércoles que el grupo de capital de riesgo CVC fue el que presentó la mejor oferta.

 

Para el Gobierno español, una particular preocupación era que uno de los pujadores por Deoleo era IQ MIIC, una joint venture entre el fondo de inversión del Estado italiano y el de Qatar. Italia es el principal rival de España en el campo del aceite de oliva pese a que produce menos. Cada año un tercio de la producción española es enviada a granel a Italia, donde se mezcla con aceites de otros orígenes y se embotella.”

New York Times dice que España no debería politizar el gigante del aceite de oliva. El artículo de Fiona Maharg-Bravo apunta: “Deoleo se beneficiaría más de una compra que de una intromisión del Gobierno. Madrid está considerando comprar parte del mayor embotellador de aceite de oliva del mundo para hacer que la empresa cargada de deudas siga siendo española. Esto es una mala idea. Aunque el Gobierno solo tenga una pequeña participación, como sugiere Madrid, esto podría politizar la empresa. El grupo necesita continuar con su cambio de estrategia operacional y conseguir una balanza comercial más saneada. Juntar a burócratas con inversores complicará el proceso.”

Le Monde destaca la inquietud del gobierno por la venta de Deoleo. Su crónica señala: “El campeón mundial del aceite de oliva en botella, Deoleo, suscita la codicia. Varios bancos españoles quieren vender el 31% del capital que poseen. Preocupado, el gobierno español no descarta una participación minoritaria. Con el motivo de que es un activo estratégico del país o simplemente que es una empresa demasiado simbólica para dejarla en manos extranjeras.”

II Sole 24 Ore habla de desafíos comerciales entre Roma y Madrid por Deoleo. Señala: “La empresa española (propietaria de históricas marcas italianas de aceite, como Carapelli, Bertolli y Sasso) ha tenido que vender sus actividades y ha anunciado haber aceptado la oferta de la inglesa CVC. El presidente Matteo Renzi ha comentado: `Lo mismo que hace algunos años las empresas italianas vendieron el aceite a los españoles, si hoy el fondo estratégico de CDP  quiere re-adquirir dichas empresas en el libre mercado, tiene el sacrosanto derecho de hacerlo´ y ha pedido con todas las letras `reciprocidad de tratamiento‖´. `No podemos pensar en una relación menos correcta con España: lo señalaré también a mi amigo el primer ministro Rajoy -añadió-. Respeto los mercados, pero en lo que ha ocurrido hay una aversión ideológica respecto a la italianidad de la propiedad. Y esto es inaceptable´.”

Corriere della Sera señala que han ganado los ingleses. Explica: “Al final se ha salido con la suya el fondo de private equity británico CVC: ha presentado la mejor oferta para el 31% del capital de Deóleo, el gigante español de la comercialización del aceite de oliva, que tiene entre sus marcas las italianas Carapelli, Bertolli, Sasso, Sangiorgio y Montolivo. Se trata de la cuota propiedad de Bankia, Caixa, Kutxabank y Banca Mare Nostrum. En la subasta ha participado también Made en Italy Investment Company, joint venture entre el fondoentre el fondo estratégico italiano de la Cdp (Cassa Depositi e Prestiti) y Qatar Holding, suscitando preocupaciones en el gobierno de Madrid. Se teme que un sector estratégico como el del aceite de oliva acabe en manos extranjeras.

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)

Print Friendly, PDF & Email