¿Es posible reeducar y “desradicalizar” a extremistas del ISIS u otros terroristas? Esta cuestión ha empezado a recibir atención en medios francófonos tras los atentados de París como una de las claves para luchar contra la amenaza yihadista en casa. Liberation se hace eco de las exiguas pero existentes experiencias francesas. Por su parte el diario suizo Le Temps entrevista sobre el asunto a Jean François Mayer, fundador del Instituto de Religioscope que pide que se maneje “con prudencia” el concepto y los métodos de “desradicalización”, pero afirma que ha habido algunas experiencias positivas en España, en concreto con presos de ETA.

Le Temps destaca que ha habido experiencias positivas en España de desradicalización con ETA. Explica que Occidente debate ahora sobre los métodos de desradicalización como herramienta preventiva hacia el terrorismo y entrevista al historiador Jean François Mayer, fundador del Instituto de Religioscope, que analiza los factores religiosos en el mundo contemporáneo. Éste pide que el concepto se maneje con prudencia y advierte que primero es necesario determinar las causas de la radicalización de una persona antes de aplicar cualquier método. Y apunta que el caso de los yihadistas hay que ir más allá de la simplificación de una “deriva sectaria” y del “lavado de cerebro”.

 

Pero Mayer señala que en determinadas circunstancias, el paso por la cárcel con el impacto psicológico de una detención puede generar las condiciones para una reinserción, una reevalución de la violencia y la búsqueda de otra vía para expresar convicciones. En este sentido destaca que España ha vivido experiencias positivas con más de 400 terroristas de ETA que renunciaron a la violencia en un periodo de 20 años. También menciona casos de éxito en Egipto con la Jamaa Islamiya y en otros países musulmanes.

Liberation señala que Francia tiene mucho camino por delante en desradicalización, pero ya ha habido algunas experiencias. Un artículo de Willy Devin explica que existía ya un modelo francés antes del 13N y que pese a que los profesionales sobre el terreno les falta formación para detectar las señales del yihadismo, se dio la alerta en más de 7.000 casos. Apunta que dos mujeres se encargaban hasta ahora de la desradicalización: Dounia Bouzar, del Centro de Prevención contra las Derivas Sectarias ligadas al Islam (CPDSI) y Sonia Inmoul, de la Maison de la preventión. Señala que aunque ambas han estado inmersas en polémicas, tienen experiencia: sólo por el CPDSI pasaron 700 jóvenes radicalizados. Aunque Francia tiene previsto ahora crear un Centro nacional de desradicalización.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email