La intención del Ministerio del Interior de endurecer la Ley de Extranjería para permitir las expulsiones inmediatas y los problemas de España con sus fronteras en Ceuta y Melilla son analizados por medios de Francia, Marruecos, Holanda, Argelia o Portugal. Yabiladi señala que en Marruecos hay voces que alertan que las devoluciones sistemáticas que pretende España son “ilegales”.

Yabiladi apunta que en Marruecos las devoluciones sistemáticas se consideran ilegales. Queriendo resguardarse, el Ministerio del Interior quiere endurecer la ley de de extranjería y aprovecharse del tratado firmado en 2012 para devolver al máximo de inmigrantes irregulares a Marruecos. Pero hay voces en contra de esta medida que señalan las diferencias de interpretación del acuerdo bilateral. Un miembro de Coalición por Melilla cree que Madrid debe consultar con Rabat estas `devoluciones sistemáticas´.

 

Esas consultas son necesarias, ya que el tratado de readmisión con Marruecos emite una serie de cláusulas cuyo incumplimiento supone una violación de los derechos humanos. Y en Marruecos, las devoluciones sistemáticas se consideran `ilegales´, según explica Mehdi Alioua de la Universidad Internacional de Rabat: `Si España quiere deportar a la gente, debe respetar los procedimientos y debe informar a Marruecos´ señaló”.

TV5 habla de una política cada vez más represiva des las autoridades españolas y maorroquíes. Dice: ” En Melilla y Ceuta, dos enclaves españoles en Marruecos, hay miles de inmigrantes africanos esperando el momento adecuado para cruzar la frontera hacia Europa. Cada semana, varios de ellos mueren. Además de sus difíciles condiciones de vida, se enfrentan ahora a una política cada vez más represiva de las autoridades españolas y marroquíes.

 

Ante la afluencia de estos inmigrantes venidos del África negras, las autoridades marroquíes y españolas han endurecido la represión. Según Amina Bouayach de FIDH, `la crisis económica de España es una explicación para esta represión. La capacidad de acogida ya no es la misma, entonces cierra cada vez más sus fronteras más´.

Le Nouvel Observateur destaca que tras la petición de explicaciones de la UE, el ministro anunció el cambio de la Ley de Extranjería.  Explica: “Madrid ha sido llamada al orden por la Comisión Europea, que le pidió `explicaciones´. Avergonzado, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se defendió y dijo que España ya había en el marco de la UE, solicitado asistencia para luchar contra la inmigración ilegal. Pero el gobierno ha anunciado en paralelo que la Ley de Extranjería, que presta asistencia a todos los inmigrantes que llegan a territorio español, se cambiará. Algo que ya ha atraído nuevas críticas. Como las de UGT para quien `el gobierno se ha unido a la ola de intolerancia y de rechazo a la inmigración que se extiende en Europa´.”

Le Temps de Algerie recoge que España quiere autorizar por ley las expulsiones en caliente la frontera. Dice: “El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, prepara una reforma de la Ley de extranjería para autorizar a la administración a proceder a las `deportaciones en la frontera´ de los inmigrantes ilegales. Esto se aplicaría en especial a quienes cruzan ilegalmente las vallas de Ceuta y Melilla y a los interceptados en pateras. Las fuerzas de seguridad españolas podrían así proceder a expulsar inmediatamente  a su país de partida a los `indocumentados´ sin hacer los trámites habituales de su identificación previa y de su país de origen.”

Le Figaro recoge que Fernández Diez quiere “impermeabilizar” las fronteras. Explica: “Bajo el fuego de las críticas por haber usado el 6 de febrero material antidisturbios para repeler un asalto de cientos de inmigrantes subsaharianos, Fernández Díaz, ha defendido una vez más en Bruselas a las fuerzas del orden españolas diciendo que la acción era `disuasoria´. `Queremos impermeabilizar nuestras fronteras´, argumenta, `Estas personas tienen el legítimo derecho de aspirar a una vida mejor, pero nosotros tenemos una capacidad de acogida reducida”.

De Tijd señala que España teme asaltos masivos a sus vallas en Ceuta y Melilla y pide ayuda a Europa.  Asegura: ” Bruselas pidió explicaciones complementarias a Madrid sobre el uso de pelotas de goma. La Comisión recuerda a los españoles que han de respetar los derechos fundamentales y los valores humanos en controles fronterizos. Pero el Gobierno español devolvió la pelota reprochando a Europa la falta de apoyo en la lucha contra la inmigración ilegal procedente de África y Siria.”

Diario de Noticias apunta que el Ministro admitió que España puede estar perdiendo el control sobre la presión migratoria. Señala: “Quince subsaharianos murieron el día 6, cuando intentaban entrar nadando y de forma ilegal en territorio de la UE, de Marruecos para Ceuta. La polémica entre el gobierno y la oposición en España se instaló y ahora la Comisaría Europea de Asuntos Internos, Cecilia Malmstrom, quiere saber qué pasó. El ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, admitió que los españoles podrán estar perdiendo el control sobre la presión migratoria y pidió que la UE ayude en vez de criticar: `Más que consejos, Europa debe implicarse más con financiaciones, ya que España que hizo una inversión de más de 60 millones de euros en los últimos años, no puede enfrentarse al problema sola´.”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)