El impuesto verde que el gobierno balear cobrará a los visitantes a las Islas este mismo verano para conservar los ecosistemas, es noticia en los medios de Reino Unido que no ocultan el malestar que genera en su país. Se apunta que la eco-tasa puede suponer hasta 75 libras (unos 95 euros) adicionales para una familia de cuatro con hijos mayores de 16 años que pasen dos semanas en Baleares. Y se critica especialmente que el impuesto se haya aprobado de forma “furtiva” y que se aplique incluso a las reservas hechas con antelación.

The Telegrapd destaca que las familias británicas que visiten Baleares esta verano podrían tener que pagar hasta 75 libras de impuesto turístico. Destaca que las Islas Baleares preparan una nueva tasa eco-turística de 2 euros por adulto para este verano, cuando se prevé que el número de visitantes aumente casi un tercio debido a los ataques terroristas en otros destinos. Y calcula que para una familia de cuatro, con niños mayores de 16 años, y que pasen dos semanas en un hotel de cinco estrellas, el nuevo impuesto podría suponerles 74 libras adicionales. Y recoge el malestar que la noticia está generando en agencias y tour operadores que aseguran que “la gente dejara de venir a Baleares”.

The Independent apunta que se va a introducir una nueva eco-tasa para preservar las populares islas españolas. Explica que las autoridades de Mallorca, Menorca e Ibiza preparan una “tasa verde” que se cobraría a los turistas y que se destinaría a proyectos para proteger los ecosistemas baleares sometidos a tensión. Advierte de que a partir del 1 de julio los turistas y los residentes británicos en las islas tendrán que pagar una tasa diaria de entre 1 y 2 euros. Recuerda que cada año, unos 3 millones de británicos visitan la zona y señala que el impuesto ha sido criticado por agencias de viaje y asociaciones de consumidores. Pero recoge el argumento del gobierno balear que asegura que es “absolutamente necesario” para conservar el archipiélago.

Tabloides como The Sun y Daily Express han calificado el impuesto de “patada” a las familias inglesas. Critican que la eco-tasa ha sido aprobada de forma “furtiva” en marzo por el gobierno balear par promover el “turismo sostenible”, pero supondrá que los visitantes británicos “duros trabajadores” serán “abofeteados” con el impuesto aunque hayan reservado sus vacaciones con antelación. Asegura que muchas familias y turistas están “furiosos” por la eco-tasa que depende de la categoría del hotel en el que se alojan pero que es percibida como un intento de las autoridades españolas de “hacer caja” aprovechando el aumento de reservas por los problemas en Egipto y Túnez.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.