Los editoriales de las últimas horas de los medios de Alemania critican al gobierno español por su reticencia a solicitar formalmente el rescate. Creen que es una “política kamikaze” y resaltan que los temores de España por las condiciones son “exagerados”.

Banderas de España y Alemania
(Foto: Flickr/Contandoestrelas)

El Süddeutsche Zeitung sostiene que España tiene que dejarse ayudar. En su editorial afirman: “El Gobierno español prefiere curar sus problemas financieros en casa en lugar de buscar la custodia de los médicos europeos. Quiere impedir a toda costa tener que recurrir al fondo de rescate europeo. Los españoles en ningún caso quieren llegar a tener la fama de estar tan acabados como Grecia. Pero de este modo ponen en peligro al euro en su conjunto, puesto que en plena crisis de deuda la desconfianza de los mercados se está extendiendo, es decir la desconfianza de los muchos grandes y pequeños proveedores de fondos en todo el mundo.

El peligro de contagio crece. Cuanto más rápido se establezcan unas condiciones claras para España, mejor. Los temores de los españoles de verse obligados a ceder su soberanía si recurren al fondo de rescate son exagerados. Si la Unión da dinero, también pone condiciones. Eso es cierto. No obstante, esas condiciones deberían y tendrían que concentrarse en los ámbitos problemáticos. En el caso de Grecia se trata de todo el aparato estatal. En España son, ante todo, los bancos. Necesitan ayuda, y eso cuanto antes.”

Financial Times Deutschland cree que el gobierno español está cegado por un falso orgullo. Su editorial, que se ilustra con la foto de una corrida, resalta: “el Gobierno español se niega desde hace meses a recurrir al fondo de rescate. Y al mismo tiempo pide auxilio a un volumen cada vez más alto. Aparentemente sigue creyendo que, en caso de extrema necesidad, se le prestará ayuda dando un rodeo a las reglas vigentes en la crisis, y que incluso habrá que ayudar forzosamente al país si el conjunto de la eurozona sigue cayendo al abismo. Eso es, simple y llanamente, política kamikaze. Naturalmente sería mejor que hubiese un fondo bancario europeo que se ocupase de casos problemáticos.

En ese caso, el presidente del Gobierno en Madrid, Mariano Rajoy, podría romper, sin tener que perder la cara por completo, su despreocupada promesa electoral de que España se las arreglará sin ayudas multimillonarias desde el exterior y de que no dejará entrar en el país a comisarios del ahorro. Y precisamente porque no se trata de sumas astronómicas, tal y como ha reconocido acertadamente el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, España debería emplear por fin el sistema de rescate existente.”

Frankfurter Allgemeine Zeitung no entiende el motivo por el que España rechaza ayuda. El editorial que firma Holger Steltzner dice: “Por qué rechaza España el apoyo del Fondo Monetario Internacional y de la Unión Europea? El FMI se creó exactamente para casos como el de España. Sus medios fueron incluso duplicados durante el pasado invierno, y la UE ha aumentado para ello su fondo de rescate. ¿Titubea el Gobierno en Madrid debido a las condiciones que implicaría recurrir a él? España no tendría motivos para temerlas si hubiese reformado el mercado laboral de modo tan ejemplar como se elogia en todas partes. Pero quien se fije con detenimiento comprobará que, por ejemplo, la problemática indexación de los salarios sólo ha sido suspendida ?? y no abolida.”