Rzeczpospolita asegura en un artículo de Piotr Rudzki que la creciente competitividad de España -gracias a la reducción de costes laborales- comienza a inquietar al gobierno francés cuando las empresas galas tienen que luchar contra las españolas en los concursos internacionales.

Banderas de España y Francia

Rzeczpospolita asegura: ” La economía de Francia, estando a la sombra de la alemana, pierde cada vez más frente a las economías del sur de Europa, sobre todo frente a España. Y todo esto a pesar de los intentos del presidente, François Hollande de aumentar su competitividad. Los costes laborales, con mucha frecuencia utilizados por los economistas para calcular la competitividad, han disminuido en España en los últimos cinco años en un 5 %, mientras que en Francia han aumentado en un 10 % – se desprende de los datos de la OCDE”

El texto añade: “Las empresas francesas han notado que los costes laborales en España están disminuyendo, sobre todo las empresas del sector de la automoción que sufren por baja demanda y altos costes laborales en su país. Renault no es la única empresa que aumenta su actividad en España. También Ford traslada los puestos de trabajo de Bélgica a España que ya se ha convertido en el segundo mayor fabricante de vehículos en Europa después de Alemania.”

Y señalan: “La creciente competitividad de España comienza a inquietar a los miembros del gobierno francés cuando las empresas francesas tienen que luchar contra las españolas en los concursos internacionales. ´Veo claramente que están presentando ofertas desorbitadas´ ha constatado la ministra francesa de Comercio, Nicole Bricq hablando de los contratos en América Latina y los concursos para construir las infraestructuras. No ha especificado ningún proyecto, pero en diciembre visitó a Columbia y Ecuador para animar a las autoridades de estos países a apoyar las ofertas francesas en los concursos para la construcción del metro en Bogotá y Quito.”

[Leer el artículo completo en Rzeczpospolita]

Print Friendly, PDF & Email