Una crónica de Sebastian Schoepp en el diario aleman Süddeutsche Zeitung asegura que en España los efectos de la crisis están siendo menos perceptibles gracias a la solidaridad familiar, que casi esta sustituyendo la cobertura que corresponde al Estado, y  al “mercado laboral informal”.

Una oficina de empleo

El Süddeutsche Zeitung recoge: “Quien pasee un día de estos por Madrid, Bilbao o Málaga, no tendrá la sensación de encontrarse en un país en crisis. Los bares y cafeterías están a rebosar, en las calles se
percibe el zumbido de una actividad afanosa. ¿Dónde están entonces los 4,13 millones de parados que registra España según las estadísticas de agosto?

El hecho de que España no se hunda en el caos se debe a dos motivos: por un lado a la solidaridad familiar, de la que vuelven a acordarse ahora muchos españoles. Y, por otro, a que España siempre ofrece un enorme mercado laboral informal. El trabajo no declarado soluciona momentáneamente algunos problemas personales, pero al no producir ingresos fiscales endurece los apuros de las arcas estatales”.

Print Friendly, PDF & Email