Il Sole 24 Ore analiza en una crónica de Luca Veronese como la crisis ha provocado un recorte de ayudas públicas al sector de las energías alternativas. Constatan que “el brusco frenazo desorienta a la industria” y a Bruselas. Pero consideran que pese a todo España mantiene su “vocación por lasfuentes renovables”.

Placas solares
(Foto: Flickr/Bathroomimprovment)

El texto asegura que “el objetivo estaba al alcance de la mano: llegar a cubrir con fuentes renovables el 20% de la demanda de energía dentro de 2020. Luego, la crisis económica ha obligado al gobierno a recortar en todos los sectores, incluso en las plantas fotovoltaicas. Un frenazo demasiado brusco que ha desorientado la industria de la energía solar y ha hecho enfadar a Bruselas, pero que no puede cancelar algunas primacías ??verdes?? conquistadas por España, sobre todo en la energía eólica. Hasta el año pasado la ambiciosa hoja de ruta trazada por los gobiernos de José María Aznar primero y de José Luis Zapatero después había sido respetada?.

“Hasta hace dos años Zapatero ?? cuando el mundo había visto la quiebra de Lehman y había entrado en recesión ?? señalaba en las energía renovables un camino para salir de la crisis: ??La economía verde ?? decía el primer ministro socialista ?? estará entre los principales factores del crecimiento mundial, así como los años noventa han estado marcados por la economía de la información??. Luego llegó el bloqueo de las subvenciones”, dice Il Sole 24 Ore.

Sin embargo resaltan que “a pesar de los recortes de las ayudas públicas, España confirma su vocación por las fuentes renovables (con más fuerza después de lo ocurrido en Japón con respecto a la energía nuclear). El año pasado ha realizado una sexta parte de las nuevas instalaciones de energía eólicas de la UE por una capacidad de 1.516 megavatios ?? con una inversión superior a 2.000 millones de euros ?? que ha llevado su capacidad total a 20.676 megavatios: en segundo lugar, después de Alemania, equivalente a una cuarta parte de la energía eólica en la Unión Europea”.

“Explotando un año excepcionalmente ventoso, España hasta ha superado por primera vez a Alemania, conquistando la primacía continental en la producción de energía eólica: 42.976 gigavatios por hora frente a 36.500. Pasado el examen de 2010 como protagonista de la energía verde, también Madrid deberá esperar una sólida recuperación económica, para tratar de mantener las promesas realizadas a Europa para 2010 sobre energías renovables, concluye el diario.