La homofobia está omnipresente en el fútbol español, siendo habituales las amenazas e insultos, lo que constituye una paradoja en un país muy tolerante con la homosexualidad y que acoge ahora el World Pride 2017. Es lo que está poniendo de relieve la prensa global. Señala en concreto que ningún jugador profesional se ha atrevido a “salir del armario” y que en los partidos de La Liga abundan los insultos homófobos. Y aseguran que a pesar de que las instancias españolas intentan combatir esta situación, los avances son tímidos y España se mantiene rezagada en este aspecto con respecto a otros países europeos.

La Croix señala que la tolerancia en España con la homosexualidad “se acaba a las puertas de los estadios de fútbol”. Recoge cómo en el fútbol español son habituales la amenazas de muerte, la ley del silencio y los insultos que vuelan al estar “omnipresente” la homofobia. Resalta de hecho que a pesar de que en torno 8% de la población española es gay o lesbiana ningún jugador profesional se ha atrevido a “salir del armario”. Y señala que es una paradoja, ya que España es un país muy tolerante y fue el tercero en al mundo en autorizar el matrimonio homosexual en 2005. Pero señala que la apertura hacia los LFBT sigue siendo un tema tabú en el fútbol.

Le Figaro dice que en fútbol y homofobia, España tiene un balance “inquietante”. Apunta que la homosexualidad está considerada un tema tabú en el deporte del balón en España y es especialmente “denigrada” en los estadios de fútbol. Menciona concretamente una reciente entrevista al delantero Antoine Griezmann que asegura que ningún futbolista sale del armario en España porque “tienen miedo”. Señala que es una “situación deplorable”, aunque resalta que las instancias nacionales y futbolísticas españolas la combaten, aunque de momento sólo han logrado tímidos avances.

Taipei Times señala que la homofobia abunda en la Liga. Explica que España es en general un país “gay-friendly” cuya capital acoge ahora el World Pride, sin embargo en el “sagrado” fútbol, la homofobia es una realidad y las amenazas e insultos son habituales en los estadios que acogen partidos de La Liga. Cita el caso de José Manuel Garoz que fue apartado de su equipo siendo adolescente cuando sus compañeros descubrieron que era gay o el del árbitro Jesús Tomillero que denunció insultos homofóbicos hacia él porque “la gente cree que el fútbol es para machos y un gay ensucia esa imagen”.

L´Express dice que España persigue las actitudes homófobas en el fútbol pero está retrasada con respecto a otros países europeos. Señala que las instancias deportivas de España aseguran combatir las discriminaciones y recogen cada fin de semana los insultos escuchados en los estadios. Explica que es habitual en los campos españoles usar insultos homófobos para desacreditar al adversario independientemente de que su orientación sexual sea real y apunta que jugadores como Guti, Ronaldo o Guardiola las han sufrido. Pero recoge la críticas de los activistas pro derechos LGBT que denuncian que estos insultos no se denuncian y se incluyen dentro de los “delitos de odio” y no por separado. Por eso a pesar de algunos gestos y éxitos relativos, apunta que España sigue atrasada en este terreno con respecto a otros países de Europa.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.