La reputación de la Sanidad española continua recibiendo golpes en la prensa extranjera que sigue muy  pendiente del estado de salud y del caso de Teresa Romero, la española contagiada con Ébola. Informan de que el gobierno cree que el contagio pudo deberse a que la auxiliar se tocara la cara con los guantes, pero también se hacen eco de todos los fallos producidos en el sistema:  material y formación inadecuados para seguir los protocolos, falta de seguimiento del personal, de medidas de protección al detectarse el contagio, etc…

Los Angeles Times afirma que el sistema sanitario de España es acusado de fallos de seguridad. El texto de Lauren Frayer recoge el deterioro de  salud de la enfermera española infectada con Ébola al tiempo que se suceden las informaciones sobre pifias de seguridad que pueden haber expuesto más personal médico, pacientes y ciudadanos a este virus mortal. Detalla las denuncias del doctor Parra sobre trajes pequeños, la falta de esterilización de la ambulancia y otros fallos. Y añade que muchos miembros del personal médico culpa a estos aparentes errores a los recientes recortes presupuestarios del sistema de salud.

The Economist habla de la preocupación de los españoles por la incompetencia de sus autoridades sanitarias. Subraya que el miedo se propaga más rápido que la enfermedad, pero en Madrid la población se ha inquietado no sólo por la proliferación de la enfermedad, sino también por la competencia de sus autoridades sanitarias. Apunta que la Sra. Romero debería haber llevado la ropa de protección apropiada, conocer adecuadamente los protocolos de seguridad y haber sido rápidamente detectada como una amenaza a la salud pública tras enfermar. Pero recoge la cadena de errores y denuncias que se produjeron.

The Guardian detalla los problemas con el personal del Carlos III por el temor con los protocolos del Ébola y la estigmatización. Explica que el hospital de Madrid tiene dificultades de personal por los temores sobre la falta de formación y estándares de seguridad de los protocolos con los que se atiende a los enfermos, que han hecho que muchos rehúsen hacerlo y otros renuncien a sus puestos. Y apunta además que los sindicatos señalan el personal del hospital está siendo estigmatizado y sufre consecuencias sociales como que sus hijos no sean invitados a fiestas o cancelaciones de vacaciones con otros.

Reuters detalla las denuncias de que el gobierno trata de desviar la culpa sobre Romero por los fallos de su sistema sanitario. Explica que sindicatos españoles han acusado al gobierno de tratar de desviar la culpa sobre Teresa Romero por los fallos de su sistema sanitario, después de que la UE pidiera explicaciones a España de cómo pudo extenderse el virus en un pabellón de alta seguridad. Recoge las declaraciones del consejero madrileño Javier Rodríguez y la caricatura de El Mundo que muestra el Rajoy, Mato e Ignacio González apuntando a la enfermera con el mensaje: “Protocolo para la transmisión de la culpa.”

Le Monde recoge el abrumador informe del médico que atendió a Romero. Explica que Juan Manuel Parra, el médico que trató a Teresa Romero denunció en un informe las condiciones en las que se hizo de la auxiliar. Y se hace eco de que según él, fue coloca en un box separado del resto de los pacientes, al decir que temía estar contaminada y que el personal la atendió con combinaciones de protección básica con un bata impermeable, guantes dobles, una capucha y una máscara quirúrgica.  También recoge que el traje de mayor protección que le dieron después tenía las mangas demasiado cortas.

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)