El riesgo de que tras el 1-O, Cataluña pueda independizarse de España ya ha empezado a preocupar a los inversores y a notarse en los mercados, según advierten en el Wall Street Journal. Pero además, aunque el riesgo se sigue viendo como improbable, cada vez más medios globales tratan de analizar cuál podría ser el impacto económico para Cataluña y para España de una secesión. Uno de los más llamativos es el de la TV estadounidense CNBC que titula su artículo “Así de malo sería a nivel económico que Cataluña se independizara de España”, destacando el impacto negativo en empleo, ingresos y deuda para ambas partes. Otros medios como Les Echos, se fijan en el “problema monetario” que tendría un nuevo estado catalán, al salir del euro y perder el acceso a los mercados financieros europeos, mientras que La Tribune advierte de que los bancos franceses son los más expuestos en esta crisis. Aunque en general se resalta que la  incertidumbre que reinaría en caso de independencia hace que muchas consecuencias sean imposibles de predecir,

CNBC afirma: “Así de malo podría ser a nivel económico una separación de España y Cataluña”. El reportaje es de Sofía Bosch y profundiza en las consecuencias de una independencia catalana advirtiendo que a corto plazo sería negativa para las dos partes, al perderse puestos de trabajo, ingresos y riqueza. Detalla además que Cataluña ganaría 16.000 millones al dejar de pagar impuestos en España que recortaría en un 2% el PIB español anualmente. Aunque advierte que el 35% de las exportaciones catalanas a España sufrirían un golpe y la región tendría que afrontar los “altos gastos” de crear sus propias estructuras. Pero sobre todo resalta que el impacto económico dependería en gran medida de la negociación post-separación, especialmente sobre la deuda, ya que Cataluña, debe 72.000 millones de euros y es responsable del 16% de la deuda española, de 1.180 billones de euros. Apunta que el éxito de Cataluña puede quedar determinado por cuanta parte de la deuda de España asume y si paga la suya.

Wall Street Journal apunta que los inversores giran la mirada hacia España, lo que hace, en combinación con las elecciones alemanas, revivir los temores sobre la eurozona. El análisis en la sección MarketWatch del diario estadounidense lo firma William Watts y apunta que tras el resultado de los comicios en Alemania que han sido recibidos con relativa calma por los mercados, los inversores están ahora siguiendo de cerca lo que pasa en España e Italia, donde una “reacción populista” puede reactivar los temores por el euro. Y en concreto señala la crisis constitucional que vive España con Cataluña, apuntando que aunque una independencia de la región es improbable, el aumento de la tensión entre Barcelona y Madrid puede reforzar los temores sobre las finanzas públicas. Recuerda que Cataluña es responsable de una quinta parte del PIB y de los impuestos españoles y cada año transfiere al gobierno central entre 10.000 y 15.000 millones de euros.

Les Echos advierte que una de las primeras consecuencias de una independencia catalana sería el problema monetario, al quedar fuera del euro. El análisis del diario galo es de Christophe Gautier-García y destaca que en caso de separación de España, Cataluña se convertiría de facto en un nuevo estado y saldría de la zona euro. Apunta que eso supondría la ruptura de los lazos con el Banco Central Europeo, la creación de una nueva moneda, la refinanciación de la “muy importante” deuda pública y probablemente una limitación de la retirada bancaria para evitar una fuga de capitales. Señala que Cataluña tiene en cualquier caso “serios activos” para convertirse en potencia económica autónoma, pero su buena situación podría verse mermada si los bancos catalanes pierden el acceso a los fondos europeos o si trasladan su sede fuera de Cataluña. Añade que España no tiene ningún interés en que Cataluña se independice, tanto por el temor a un efecto contagio en otras regiones que podría llevar a desgajarse al país, como por las consecuencias que la pérdida del 20% del PIB tendría a nivel económico, de deuda o de representatividad en la UE.

La Tribune resalta que los bancos franceses son los más expuestos ante una independencia catalana. El artículo en el diario económico galo que firma Sasha Mitchell apunta que la situación inédita de una independencia de Cataluña “no prevista en ningún tratado europeo” puede crear una confusión política y económica aún mayor que el Brexit. Y un experto advierte de que por su relación de socio comercial y principal acreedor de España, Francia quedaría particularmente afectada por una independencia catalana. Y en concreto afirma que los bancos galos son los más expuestos al tener 108.000 millones de euros en deuda española, por lo que se verían muy afectados en caso de desestabilización financiera y riesgo de impago. Por ello sostiene que Francia intentará que la situación “acabe bien”. ya sea logrando que Cataluña siga dentro de España o bien que si finalmente se independiza, pueda mantenerse dentro de la UE.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email