Ya lo había advertido antes de que empezara, pero la prensa global confirma ahora que el proceso contra Mas y dos de sus consejeras por organizar el 9N, está sirviendo de facto para galvanizar y removilizar el movimiento independentista y convertirse en tribuna de su causa. Destaca las importantes manifestaciones de apoyo al expresidente catalán en la calle organizadas por el movimiento secesionista y los argumentos de que se trata de un “proceso político” y un “juicio contra la democracia”. Los medios globales enmarcan este caso en medio del aumento de tensión entre Madrid y Barcelona a causa de éste y de otros juicios contra dirigentes catalanes y de la amenaza de un nuevo referéndum secesionista que la Generalitat quiere organizar en septiembre. Aunque se insiste en que todas las encuestas indican que los catalanes están divididos casi al 50% sobre la posible independencia.

The New York Times ve las protestas mientras el ex presidente catalán es juzgado como un nuevo acto de desafío de los secesionistas. La crónica de Raphael Minder señala que el proceso contra Artur Mas ha provocado un “nuevo acto de desafío” del movimiento independentista catalán. Destaca que se estima que unas 40.000 personas protestaron en los aledaños del tribunal de Barcelona cuando el expresidente entró al mismo. Recuerda que el juicio tiene lugar cuando el proceso secesionista catalán entra en otra “fase crítica” al intentar organizar un nuevo referéndum en septiembre. También señala un aumento de las tensiones entre Madrid y Barcelona por el juicio contra Mas y contra otros dirigentes catalanes como Forcadell. Aunque apunta que los políticos secesionistas se enfrentan a una lucha difícil no sólo para celebrar el referéndum, sino para convencer a los catalanes de qué ganarán rompiendo con España, una cuestión en la que, resalta, las encuestas siguen mostrando una división casi al 50%.

Le Figaro apunta que Artur Mas convierte su proceso en una tribuna para Cataluña. El artículo de su corresponsal Mathieu de Taillac resalta que una multitud fue a apoyar al ex presidente de la región procesado por organizar un referéndum informal sobre la independencia en 2014 y dos eslóganes se impusieron: el “No estás solo” dirigido al propio Mas y el “In, inde, independencia” que pone ritmo a la vida política catalana desde hace cinco años. Pero apunta que el juicio contra Artur Mas ha sido la enésima ocasión de galvanizar a las tropas secesionistas y de hecho ha sido transformado en tribuna para su causa. También advierte de que hay indicios de que la “revolución de las sonrisas” que ha tratado de encarnar hasta ahora el bando independentista “ha terminado”.

The Guardian resalta que Artur Mas ha insistido en defender el mandato democrático para organizar el 9N. El texto de Sam Jones apunta que en el juicio, el ex presidente catalán ha justificado que no tenía intención de cometer ningún crimen, ni de desobedecer a nadie, sino de respetar el mandato y los valores democráticos y permitir a la gente votar. Recoge que el propio Mas ha asegurado que lo que se está juzgando no es la independencia, sino la democracia y que es la primera vez que se juzga a un gobierno por permitir una votación. Añade que el juicio coincide con un renovado impulso del gobierno catalán por celebrar un referéndum en septiembre, que de nuevo ha sido bloqueado por el Constitucional. Y concluye apuntando que en cualquier caso, cualquier votación sobre la independencia tendría “con toda probablilidad” un resultado muy ajustado.

Deutsche Welle advierte de que la independencia de Cataluña “vuelve a levantar la cabeza”. Resalta que con el juicio a Artur Mas por permitir la consulta de 2014, el debate sobre la secesión y autodeterminación de Cataluña ha vuelto a la primera página en España. Señala que la naturaleza del propio proceso contra el expresidente ha vuelto a estimular el debate, ya que sus seguidores creen que se tratar de un juicio político, mientras que los unionistas defienden que cualquier referéndum sobre la secesión viola la Constitución. Avisa sin embargo de que todo indica que los catalanes volverán a votar en septiembre y que el gobierno de Puigdemont ha asegurado que considerará vinculante el resultado.

Le Monde advierte que el juicio al ex presidente catalán removiliza a los independentistas. La crónica de Sandrine Morel apunta que miles de personas con esteladas al viento esperaron delante del Palacio de Justicia de Barcelona la llegada de Artur Mas con pancartas defendiendo que “las cortes españolas juzgan las urnas”. Destaca que la puesta en escena secesionista para apoyar al ex presidente coordinada por la “poderosa” ANC no ha gustado al gobierno español, pero considera que indica, como sostiene el politólogo Josep Ramoneda al que cita, que el choque entre los dos ejecutivos “ya no es evitable”, augurando que el referéndum se celebrará un momento u otro y obligará a Rajoy a actuar.

La Libre Belgique señala que el proceso a Artur Mas “muta” en tribuna secesionista y le convierte en heraldo de la causa. La crónica de Paco Audije detalla cómo 40.000 personas acompañaron, “en una escena bien preparada” al ex presidente catalán en su recorrido a pie hasta el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Y considera que el proceso por desafiar al Estado al organizar el 9N ha convertido a Artur Más “líder caído del campo independentista” en el nuevo “heraldo de la causa”.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email