Varios medios extranjeros se hacen eco del incidente en la frontera española que ha provocado la muerte de al menos 9 inmigrantes ilegales. En Alemania resaltan que son hechos que suceden debido a la tendencia europea a fortificar sus fronteras. En Francia señalan que el gobierno español ha tenido que dar explicaciones porque el uso de elementos antidisturbios estuvo involucrado en la tragedia.

Die Tageszeitung resalta la seguridad fronteriza europea a cualquier precio. La crónica de Reiner Wandler explica; “Al menos ocho inmigrantes africanos se ahogaron ayer cuando intentaban alcanzar a nado desde Marruecos el enclave español de Ceuta. Otros 300 inmigrantes se abalanzaron sin éxito sobre la valla que aísla este enclave fuera de Europa. Se trata del último titular en una serie de noticias que se llevan produciendo desde hace días en torno a las instalaciones fronterizas en Ceuta y Melilla, los dos enclaves españoles en el norte de África. Organizaciones no gubernamentales acusan a la Guardia Civil de violar el derecho internacional y los derechos humanos.”

Frankfurter Rundschau habla de morir ante las puertas de Ceuta. El texto de Martin Dahms: “Ceuta y Melilla son dos pedazos de Europa en África. Desde hace años, las dos ciudades españolas en la costa norte de Marruecos atraen a emigrantes de toda África (y a veces también de Asia). Pero como Europa quiere mantener alejadas a estas personas, los enclaves están rodeados de vallas con alambres de púas y video-vigilancia. A primera vista parecen límites inquebrantables, pero los inmigrantes acuden de todas formas. Y una y otra vez vuelven a poner en juego sus vidas para cumplir su sueño de una vida mejor en Europa. Al menos ocho personas se ahogaron el jueves por la mañana cuando, sorteando la valla fronteriza, intentaban cruzar a nado el mar para llegar a Ceuta.”

Le Monde resalta que material de antidisturbios está implicado en las muertes. Dice: “El Gobierno español ha tenido que dar explicaciones por el uso de equipos de control antidisturbios el jueves para repeler un asalto de inmigrantes en las afueras del enclave de Ceuta en el norte de Marruecos, en el que 13 inmigrantes ilegales murieron.

Aufait Maroc habla de una España avergonzada. Dice: “Nueve inmigrantes, entre ellos una mujer, fallecieron ahogados al intentar entrar en Ceuta. La prefectura de la ciudad explicado que la policía usó `material antidisturbios como balas de goma lanzadas en parábola sobre la valla de seis pies de alto, nunca en contra de la gente´ para repeler el asalto ilegal”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)