Tras formalizarse oficialmente la nacionalización parcial de Bankia, los medios extranjeros se vuelcan en analisis de la medida y las consecuencias para España. Varios diarios recogen las acusaciones a la entidad de cuentas infladas y muestran sus dudas sobre su creación y salida a Bolsa. Y se subraya que todos miran ahora con lupa al gobierno para comprobar si tiene voluntad real de poner orden en la banca.

Rodrigo Rato en una presentación de Bankia
(Foto: Flickr/Bankia)

El Financial Times cuestiona la gestión y salida a bolsa de Bankia. El editorial del diario dice: “El gobierno podría haberse mantenido fiel a su palabra y negarse a rescatar al grupo. Pero las consecuencias políticas de permitir que el cuarto mayor banco de España caiga habrían sido intolerables para un gobierno que ya está luchando para contener la reacción contra la austeridad. Incluso la creación de un banco malo para asumir los activos tóxicos de Bankia requeriría el apoyo del Estado. De cualquier manera, los contribuyentes pagan la cuenta.”

Y añade: “Miles de inversores comunes fueron seducidos para comprar las acciones a través de la formidable red local del grupo. Esas inversiones valen ahora una fracción de su valor. En otros lugares esto provocaría peticiones de investigación sobre unas prácticas de venta dudosas. No en España, por lo que parece.”

El Wall Street Journal dice que el saneamiento de Bankia es la prueba de fuego para España. En el artículo explican: El gobierno español va a rescatar a Bankia adquiriendo una gran participación en la entidad crediticia con problemas, una medida considerada como un elemento crucial en su esfuerzo por reformar el sector bancario del país y apuntalar la confianza en la cuarto mayor economía de la zona euro. El banco central del país, dijo que el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, había solicitado la nacionalización. La limpieza de Bankia es vista como una prueba de fuego de la voluntad de España de poner su casa financiera en orden.”

El Daily Telegraph se hace eco de las acusaciones de cuentas infladas a Bankia. El texto de Evan Ambrose-Pritchard dice: “España ha nacionalizado la paralizada entidad Bankia en una jugada dramática para tratar de contener la escalada de la crisis y restaurar la confianza en la gestión del país. El obligado rescate fue ordenado por Mariano Rajoy después de que la auditora Deloitte se negara a firmar los libros del banco, en medio de acusaciones de de activos inflados por valor de 3.500 millones de euros. La mitad de los 37.000 millones de euros que tiene el banco expuestos por temas inmobiliarios se considera “problemática” por parte de los reguladores.”

Bloomberg sostiene que si España minimiza las pérdidas con sus bancos se enfrenta al destino de Irlanda. El analisis apunta:”España está subestimando las pérdidas potenciales de sus bancos, ignorando el coste de las hipotecas impagadas, por que trata de evitar un rescate internacional como el que Irlanda necesitó para apuntalar su sistema financiero.” Y citan a un analista que explica que “Irlanda logró revertir su situación después de reconocer pérdidas mucho más agresiva y aun asi necesitóo un rescate. No veo cómo España puede hacerlo sin ayuda externa.” España se hizo cargo ayer de Bankia, SA, tercer mayor prestamista de la nación. Los bancos españoles se enfrentan a mayores riesgos que lo reconocido por el Gobierno, incluso con tasas de morosidad más bajas que las que experimentó Irlanda.”

La CNBC se pregunta directamente si fue buena idea crear Bankia. El texto explica que el éxito de la salida a bolsa de Bankia fue “una hazaña  considerada como una prueba del éxito de las reformas del anteriro gobierno español en su cruzada por la banca. Sin embargo, después de haber sido comercializada entre ahorradores españoles, Bankia no ha sido como otros valores de bolsa.” Y recogen las palabras de un analista destacando que `ninguna institucion extranjera se acercó de verdad a Bankia cuando salió en venta. Había demasiadas banderas rojas´”

El San Francisco Chronicle asegura que lo de Bankia no será la panacea para España sin un acción sobre activos tóxicos. Su crónica explica: “El rescate de Bankia después de reemplazar a su cúpula directiva puede no ser suficiente para persuadir a los inversores de que España está haciendo lo suficiente para sanear un sistema bancario agobiado por los malos préstamos inmobiliarios. `Esto es un cambio de guardia en Bankia, pero por sí solo no es suficiente´, dice Ricardo Wehrhahn, de Roland Berger Strategy Consultants en Madrid, `La señal real será cuando expliquen de una manera creíble la forma en que va a limpiar los balances de todo el sistema bancario´”.

La BBC se plantea si España tiene suficiente dinero para salvar a sus bancos. Un analisis de Robert Peston explica: “La gran pregunta que se debe hacer España y la eurozona es si el país ibérico es una versión gigante de Irlanda, país que nacionalizó sus bancos para tapar su agujero financiero con dinero de los contribuyentes. O podemos plantear la pregunta de otra forma: ¿Será suficiente el dinero de los contribuyentes españoles para salvar a los bancos del país?Y si el costo es insoportablemente alto, surge la cuestión de si lo más sensato es que España solicite un rescate al Fondo Monetario Internacional o al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.”

La Croix destaca que la de Bankia es la 8ª intervención pública para salvar la banca. Explican: “El gobierno español prevé tomar el 45% del capital convirtiendo un préstamo público en acciones. Esta operación constituirá la octava intervención pública en una entidad bancaria en España desde el estallido de la burbuja inmobiliaria que lo ha debilitado fuertemente.”

The Guardian ve la nacionalización como prueba de que el sector bancario no ha digerido sus activos tóxicos. La crónica de Giles Tremnlett recoge: “La nacionalización viene cuando España es vista como la mayor preocupación en una eurozona en problemas, con el país sufriendo una segunda recesión en tres años y un 24% de desempleo. La medida es una prueba más de que el sector bancario de España no ha podido digerir un montón de activos tóxicos y la deuda dejados por una burbuja inmobiliaria que estalló hace cuatro años. Ha habido sugerencias de que va a necesitar ayuda del fondo de rescate de la eurozona para abordar el problema.”