¿Cómo reaccionar tras los atentados de París? Es la pregunta que se hacen gobernantes, ciudadanos y medios en todas partes. Pero las soluciones y respuestas que se plantean conllevan riesgos. Algunos de los más importantes medios internacionales y columnistas que escriben en sus páginas están señalando los peligros a los que se enfrentan Francia, Europa y el mundo civilizado en este conflicto: dejar que el pánico inspire las respuestas, desmantelar valores en vez de protegerlos, malinterpretar la naturaleza de esta guerra o dejar que se refuercen las fuerzas más derechistas son algunos de ellos.

El New York Times apunta que es necesaria la unión y coordinación de la comunidad internacional para acabar la guerra de Siria y derrotar al ISIS. Su editorial señala que tanto Francia como EEUU, Rusia y el resto de países amenazados tendrán que tomar medidas para proteger a sus ciudadanos, pero cree que para eliminar el riesgo de nuevos ataques del ISIS, es imprescindible acabar con al guerra civil de Siria y que se coordinen las acciones entre los países ya implicados, a la vez que se persuada a más naciones que se unan a la misión. Sostiene que el ISIS ha demostrado que no ha limites a su rango de alcance y apunta que ninguna nación estará realmente segura hasta que se unan todas para derrotar su azote.

En NYT, Paul Krugman advierte que a lo hay que temer es al miedo y a las respuesta que éste inspira. Rebate las tesis que describen los atentados como un intento de destrozar la civilización occidental o de establecer un califato en Francia, algo que considera imposible. Sostiene que lo que buscan es sembrar el pánico y resalta que la mayor amenaza que supone el terrorismo para las sociedades desarrolladas es inspirar respuestas mal dirigidas. Y advierte que hay muchas respuestas que pueden ir mal: apaciguamiento en forma de retirada del esfuerzo contra ISIS o lo contrario, operaciones contra todas las amenazas posibles. También señala que el terrorismo no es una amenaza que pueda destruir la civilización occidental, pero otros riesgos, como el cambio climático, sí. Añade que lo único que pueden hacer los terroristas es inspirar miedo y lo más importante es evitar esta respuesta.

Le Monde defiende que no hay que equivocarse sobre la naturaleza del combate. En su editorial advierte contra las “inútiles peleas semánticas” y recuerda cómo George W. Bush tras el 11S abuso de la expresión “guerra contra el terrorismo” que catorce años más tarde no puede considerar que EEUU haya ganado. Considera que sí hay una guerra en marcha, pero no convencional. Y en una columna, Nicolas Truong apunta que para ganar esta contienda, Francia debe evitar intervenir en tierra en Oriente Medio y establecer una resistencia política, estratégica y cultural.

Financial Times cree que es necesario un mayor compromiso con Oriente Medio y evitar una retirada por miedo. Su editorial plantea las respuestas que deberían darse a corte, medio y largo plazo. Considera que ante los ataques de Paris que son la peor pesadilla de los países civilizados, la primera respuesta debe ser de solidaridad con Francia, valor colectivo y aumento de vigilancia e intercambio de información. Pero apunta que se deben garantizar los valores aunque se aumenten los poderes de policías e inteligencia. A largo plazo, señala que se debe buscar una solución para Siria, y pide un mayor compromiso internacional y evitar una retirada por miedo.

The Guardian enfatiza la necesidad de defender los valores que nos definen, algo que no se lograría desmantelándolos. En su editorial señala que aunque los atentados pudiera ser una declaración de guerra, Europa debe evitar la tentación de declarársela porque eso sería darle una “dignidad y status que no tiene”. Apunta que también se ha atacado a los valores europeos y la peor manera de defenderlos sería desmantelándolos, ya sea para controlar las fronteras o dando mayor poderes a los servicios de inteligencia. En una columna, Suzanne Moore también pide que no se permita que los terroristas de París maten la cosa que más odian: la alegría.

En Market Watch señalan que los ataques reforzaran a los grupos más derechistas en Europa en especial en el asunto de los refugiados. Una columna de Stratfor analysts apunta que los atentados han coincidido con la crisis de los refugiados y que el pasaporte sirio encontrado junto a uno de los terroristas puede reforzar a los partidos anti-inmigración y las críticas hacia la política de acogimiento puesta en práctica por la UE. Señala que los grupos que se oponen a Schengen se sentirán reivindicados y que será más difícil para los gobiernos europeos justificar la apertura de fronteras.

Corriere della Sera advierte que la respuesta a los atentados no puede ser renegar de nosotros mismos. El editorial que firma Luciano Fontana señala que se protegerá mejor a los ciudadanos europeos en general si el aumento de necesario aumento de la seguridad se lleva a cabo si comprometer los principio y valores de libertad. Añade: “Es un camino estrecho, pero podemos hacerlo” porque defiende que la respuesta a la violencia y la intolerancia no puede ser “renegar de nosotros mismos”.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email