La decisión de la Junta de Castilla y León de prohibir la muerte de toros en festejos tradicionales y populares ha tenido una amplísima repercusión en la prensa internacional. Se subraya que no se trata de una medida contra las corridas sino en concreto contra la fiesta del Toro de la Vega, un espectáculos calificado de “sangriento”, “muy medieval” y “zafio” en las crónicas. Se señala que la decisión es una victoria de los animalistas y se enmarca dentro de un debate más amplio que se ha iniciado en España sobre los festejos taurinos, impulsado por el auge de nuevos políticos de izquierda que cuestionan la financiación pública de estos espectáculos.

Wall Street Journal subraya que una región española prohíbe matar toros en rituales animales. El artículo es de su corresponsal jefe Richard Boudreaux y señala que los activistas por los derechos animales han obtenido una “victoria parcial” con la decisión de la Junta de Castilla y León. Aunque advierte que el decreto no afecta a las tradicionales corridas de toros, sino que está dirigido contra un “espectáculo sangriento y medieval en Tordesillas llamado el Toro de la Vega y que incluso los aficionados taurinos critican por ser zafio”. Y apunta que aunque las corridas forman parte del patrimonio cultural español, está creciendo la oposición contra ellas, especialmente tras la llegada de políticos de izquierda a muchos ayuntamientos en las elecciones de 2015.

New York Times destaca que la prohibición es una victoria de los animalistas y llegan cuando España ha iniciado un debate sobre el tema influenciado por los nuevos políticos. La crónica de Raphael Minder explica que la decisión del gobierno regional de Castilla y Leon de prohibir la muerte en fiestas como el Toro de la Vega y similares es celebrada por los animalistas como una gran victoria y se produce en una época de creciente tensión en España con los festejos populares en los que los toros juegan un papel central. Y señala que el debate también se ha visto influenciado por los cambios en la política española y la presencia de una nueva generación de políticos de izquierda que quiere acabar con la financiación pública de las fiestas con toros.

The Guardian apunta que la decisión de Castilla León no afecta a las corridas pero puede terminar con el “sangriento” Toro de la Vega. Recoge que el gobierno regional ha prohibido la muerte de toros en fiestas populares en una medida que podría acabar con uno de los más “sangrientos” festejos veraniegos de España: el alanceado hasta la muerte del Toro de la Vega. Apunta que Pablo Iglesias ha celebrado la decisión y se ha reafirmado en sus planes de terminar con las subvenciones públicas de eventos con toro, aunque señalando que no prohibirá las corridas. El texto también se hace eco de la indignación de los partidarios del Toro de la Vega y su compromiso de “luchar por nuestras queridas tradiciones”.

La noticia también ha sido destacada por Frankfurter AllgemeineLa Repubblica, Sydney Morning Herald, Le Point, Bangkok Post, Göteborg Posten o Toronto Star entre otros.

Y varios corresponsales extranjeros que residen en España la han comentado en sus cuentas de twitter:

Tobias Buck de Financial Times: “El sangriento lanzamiento de lanzas contra el toro de Tordesillas ha sido prohibido. Una tradición medieval que simplemente era demasiado medieval”

Graham Keeley de The Times: “Finalmente España prohibe la fiesta del Toro de la Vega, un espectáculo horrible que retrotraía a la Edad Media, como admitían los aficionados. Ole!”.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.