El Financial Times y Deustchlandfunk ponen el foco en el conflicto independentista en Cataluña, resaltando dos aspectos: la existencia de dos burbujas en Madrid y Barcelona que se regocijan en “su fuerza y rectitud” y que se subestiman, por un lado, y la batalla de propaganda en la que se ha convertido el enfrentamiento y en el que apenas se ven puntos de vista independientes en los medios de comunicación. Cataluña y el desafío que supone para la unidad de España, a pesar de la abundante agenda informativa internacional existente, sigue suscitando la atención exterior, como también evidencia el editorial del NYT. Pero se advierte de que el conflicto sigue envuelto en una gran incertidumbre y el FT incluso plantea que puede que sea la demografía y el tiempo los que terminen siendo los factores claves.

 

El Financial Times señala que el referéndum catalán muestra una España dividida. El artículo es el último de su corresponsal Tobias Buck que se marcha a Berlín y repasa tanto los antecedentes y el trasfondo del conflicto, como lo que puede suceder a partir de ahora. Advierte que se trata de un asunto que no afecta sólo al futuro de Cataluña, sino también al alma de España y a la necesidad de que haya cambios profundos para contener a las fuerzas centrífugas. Pero sobre todo apunta que el tema del referéndum pone de manifiesto la existencia de dos burbujas en Madrid y Barcelona que que se regocijan en “su propia fuerza y rectitud”, sin dignarse a mirar a su oponente, ni exponer su narrativa al escrutinio crítico y que además tienen una clara tendencia a subestimar al otro bando.

 

En este sentido apunta que por ejemplo en Madrid se sigue defendiendo que el “souffllé” catalán se va a deshinchar pese a mantenerse firme desde hace cinco años y los independentistas confían en recibir el respaldo internacional y en seguir dentro de la UE, pese a que no ha habido ninguna señal que lo indique. Advierte de que en cualquier caso, el tiempo para negociar una salida se está terminando. Y termina señalando que aún no hay una mayoría social clara en Cataluña en favor de la independencia pero hay un matiz demográfico que puede terminar siendo clave. Entre los mayores de 65 años hay un apoyo bajo a la secesión, mientras que éste crece con fuerza entre los más jóvenes. Apunta que algunos creen que la causa independentista puede ganar esperando a que “se mueran los partidarios de seguir unidos a España” y avisa de que catalanes como Oriol Junqueras pueden permitirse seguir esperando y seguirán intentándolo e intentándolo.

Deustchlandfunk asegura que la propaganda es un campo de batalla en Cataluña y faltan puntos de vista independientes en los medios. Explica que el referéndum indepentista previsto para el 1 de octubre en Cataluña y la disputa política están en el foco de los medios de comunicación de todo el país. Pero sostiene que éstos apenas tienen voz propia y se han convertido en el megáfono de los políticos. Cita al profesor Pablo Sagag de la Complutense que resalta la “propaganda semántica” usada especialmente en los medios catalanes al hablar de “derecho a decidir” y “estado autoritario”. Señala asimismo que la independencia se ha convertido en un gran batalla de propaganda y una lucha por imágenes y conceptos simbólicos. Y para evidenciar el difícil papel de los medios, menciona a Enric Juliana, director adjunto de La Vanguardia que apunta que sus lectores están divididos entre los que creen que deberían criticar más el independentismo y los que creen que tendrían que apoyarlo.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email