Varios medios extranjeros informan de que la petrolera españolaha dado formalmente el primer paso para su acción legal contra la nacionalización de YPF. Destacan que Repsol buscasobre todo recibir una compensación “adecuada” y analizan la controversia y las posturas respectivas sobre la cantidad que eso representa.

Una plataforma de Repsol

El Washington Post resalta que la petrolera española empieza formalmente la batalla legal contra Argentina. El texto asegura: Repsol ha comunicado que ha enviado una carta a la presidenta argentina Cristina Kirchner notificándole que ven una controversia en la incautación de YPF, que debe ser resuelta por el Centro para el Arreglo de Disputas de Inversión del Banco Mundial. Repsol dijo que la notificación representa el inicio formal de la acción legal para que la nacionalización de YPF sea declarada ilegal y Argentina tenga la obligación de revertir la decisión y, o, compensar por ello.”

La CBS habla del primer paso de Repsol para buscar una compensación adecuada. Su información recoge que “la petrolera española dijo el martes que ha dado el primer paso para emprender acciones legales contra Argentina por nacionalizar su empresa energética YPF. Ambas partes tienen ahora seis meses para negociar una solución antes de pedir el arbitraje  del Banco Mundial. Repsol reclama que la nacionalización violó varios puntos del Tratado para la Promoción y Protección de Inversiones, entre ellos no proporcionar una compensación adecuada.”

El Daily Telegraph se fija en la controversia sobre la indemnización. Su crónica subraya que “Repsol tiene intención de pedir una indemnización en el Centro Internacional del Banco Mundial para el Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (ICSID). Repsol pide 9.300 millones de dólares por su participación expropiada. Pero Argentina ha dicho que tiene razones para no pagar el monto total que el grupo español quiere. Repsol basará los argumentos para su caso en un tratado de 1991 entre España y Argentina. Los expertos dicen que Argentina puede argumentar que su adquisición de YPF fue en el interés público.”