El anuncio de la absorción de Banesto y Banif por el Banco Santander es ampliamente destacado y analizado por los medios internacionales. Se subraya sobre todo que la operación permitirá a la entidad de Emilio Botín ahorrar 500 millones de euros y cerrar 700 sucursales. También se menciona que habrá despidos.

Sede de Banesto

(Foto: Flickr/M.Jota)

The Wall Street Journal habla de “repuesta lógica” del Santander y menciona los despidos. La crónica de Ilan Brat y Pablo Dominguez destaca: “Continúa la restructuración bancaria de España. Se espera que el acuerdo, que asciende a cerca de 263 millones de euros, quede cerrado en mayo. De resultas, el Santander -que no es uno de los bancos rescatados- ha dicho que cerrará cerca de 700 de las más de 4.600 sucursales bancarias que tiene la entidad junto con Banesto y Banif en España. También han dicho que poco a poco reducirán su plantilla en España, pero se han negado a especificar el número de empleados afectados.

Aseguran que “la compra de las acciones que quedaban de Banesto es una respuesta lógica del Santander a la profunda crisis económica que afecta a España, para algunos analistas. Otros apuntan que cambiar la banca privada Banif por el nombre de Santander tiene sentido ya que el banco había compensado a los clientes de Banif por las pérdidas relacionadas con la quiebra de Lehman Brothers Holdings en el año 2008.”

Financial Times destaca que se cerrarán oficinas cuando España tiene el mayor número de sucursales bancarias por persona del mundo. El artículo de Miles Johnson explica: “se ha aprobado la fusión con Banesto, que generalmente trabaja como entidad independiente con su propia estructura directiva y cotización en bolsa. Se espera que la fusión ahorrará 520 millones de euros en tres años. España tiene el mayor número de sucursales bancarias por persona del mundo, con una sucursal por cada 1.000 personas al comienzo de la crisis bancaria del país, a pesar de que esta cifra ha comenzado a descender. Antes del comienzo de la crisis, había más de 45 bancos y cajas de ahorros, número que ha bajado a menos de 15 tras la oleada de fusiones.

Y además señalan: “Ana Patricia Botín, hija del presidente ejecutivo de Santander Emilio Botín -que es vista como una posible sucesora de su padre de 78 años de edad- fue presidenta ejecutiva de Banesto antes de asumir el cargo de jefe de la filial del Santander en el Reino Unido. Alfredo Sáenz, consejero delegado del Santander, fue presidente de Banesto desde 1993 hasta 2002.”

International Herald Tribune destaca la absorción de un “importante secundario” para ahorrar costes. La crónica de Raphael Minder señala: “El Banco de Santander declaró que absorbería Banesto, que fue uno de los bancos más importantes de España, como parte de su plan de eliminación de 700 oficinas. El Santander, principal banco español en activos a finales de septiembre, comentó que le compraría su parte a los inversores minoritarios de Banesto, entidad de la que ya posee el 90% del patrimonio neto, ofreciéndoles acciones del Santander, en un acuerdo que valora Banesto en una cantidad que oscila entre los 2.600 y los 3.400 millones de euros. La decisión unifica las marcas del Santander y reduce su red de oficinas a 4.000 en toda España.”

The Daily Telegraph apunta que el Santander ha prometido que la redución de empleos sería gradual. El texto que firma  Fiona Govan: “Santander absorberá su filiales Banesto y Banif, cerrando 700 sucursales y despidiendo personal en una medida que pretende ahorrar más de 500 millones de euros al año. El Santander prometió que reduciría el número de puestos de trabajos de manera gradual, sin `recortes bruscos´. La restructuración reducirá costes en torno a un 10%; es decir, en 420 millones de euros durante el tercer año de la fusión. Se esperan que los ingresos se incrementen en 100 millones de euros en el tiempo mencionado.”

Les Echos resalta que el Santander cierra 700 oficinas. La crónica de Jessica Berthereau apunta: “El gigante bancario absorbe sus filiales para que su actividad se desarrolle bajo una marca única. La operación también tiene como objetivo el cierre de 700 agencias. La operación prevista para culminar en mayo del próximo año, permitirá liberar las sinergias de 520 millones de euros al cabo del tercer año de integración, gracias a los 420 millones de ahorros y los 100 millones de ingresos suplementarios. Una transformación radical que supone la desaparición de muchas marcas, entre ellas Banesto que tenía ciento diez años.”

Il Sole 24 Ore habla de matrimonio entre empresas familiares y recuerda que Ana Patricia Botin dirigió Banesto. El artículo de Giovanni Vegezzi se titula  “Santander-Banesto, sí a la fusión” y dice: “Esta fusión es un matrimonio entre empresas familiares, visto que el coloso ibérico controla el 90% de Banesto, y la hija de Botín, Ana Patricia, lo dirigió hasta 2010. El objetivo de esta fusión, en un momento sumamente delicado para los bancos ibéricos, es ahorrar y racionalizar.

Botín, autor de la internacionalización del grupo, ha asegurado que las ventajas de la operación son para todos: para los accionistas de ambos bancos, para los clientes que tendrán acceso a más de 14.000 oficianas en todo el mundo y para los empleados que podrán desarrollar una carrera profesional internacional. En realidad, la operación prevé recortes de plantilla, aunque se recurrirá principalmente a prejubilaciones y, en todo caso, será más indolora que la que está viviendo todo el sector bancario español.”

Le Figaro resalta que el Santander tendrá 4.000 sucursales en España y 14.000 en el mundo. Detallan como “La entidad se anticipa a las amplias reestructuraciones que esperan al sector bancario español y repliega fuerzas en España. Para adaptarse a la nueva situación económica del país, estancado en la recesión y la crisis inmobiliaria, el Banco Santander se prepara a cerrar 700 agencias. Seguirán abiertas 4.000 en todo el país, sobre una red internacional de 14.000 puntos de venta.”

Xinhua apunta que tras la operación, el Santander podría incrementar sus operaciones de crédito y ahorro. Aseguran: “El consejo de administración del Banco Santander aprobó el pasado 17 de diciembre la decisión de fusionarse con otras dos entidades bancarias españolas, que se llevará a cabo en mayo de 2013 y que requerirá un total de 260 millones de euros. Después de absorber a las dos entidades, el Banco Santander podría incrementar sus operaciones de crédito y ahorro, y ofrecer productos financieros más variados a sus clientes. Por otro lado, los servicios para pymes y particulares también aumentarán.”

Print Friendly, PDF & Email