The Economist, Le Figaro, Die Welt, Stampa… son sólo algunos de los numerosos medios extranjeros que en los últimos días han asegurado en sus crónicas que cada vez más españoles muestran su rechazo al rey Juan Carlos y piden su abdicación. La mayoría de los analisis considera que el tiempo del actual monarca ha pasado y debería dar paso a su hijo el Príncipe Felipe antes de que sea tarde.

The Economist se pregunta: ¿Debe abdicar el rey de España? El texto dice: “Con su popularidad en el momento más bajo, abundan los rumores sobre la abdicación del rey. Muchos señalan a Holanda, donde una popular monarca lo está haciendo justo ahora. La reina Beatriz, nacida sólo 26 días después de Juan Carlos, renunciará a finales de mes siguiendo una tradición de abdicación establecida por su madre Juliana y su abuela Guillermina. La monarquía en España es más frágil que en Holanda. Sólo han reinado reyes la mitad de los últimos 90 años.

Juan Carlos llegó al trono por petición de Franco en 1975. Su mayor virtud, que es reconocida hasta por los republicanos, es haber contribuido a lograr una transición pacífica a la democracia. Ahora bien, la mayoría de españoles está a favor de su abdicación ya que está desapareciendo la popularidad de su familia. En una reciente cena con miembros del Comité Olímpico Internacional, el príncipe Felipe, el heredero que acudía en nombre de su convaleciente padre, mostró seguridad en sí mismo e estar informado. Es obvio que está bien preparado para el cargo máximo, pero ¿pensará su padre en la renuncia?

Le Figaro cree que el porvenir de la monarquía se ha puesto en cuestión. Su texto apunta: “El mal está hecho. Este último episodio no hace más que prolongar un culebrón que, poco a poco, a la manera de un suplicio chino, acabará por poner el tela de juicio el futuro de la monarquía en España. Desde hace un año, las malas noticias se ensañan con una institución que, con el retorno de la democracia, se ha convertido en garante de la unidad nacional y encarnación del Estado español. La familia real está en situación de supervivencia.

Mientras que su hermana se encuentra en manos de los jueces, el Príncipe Felipe hace saber que confía en la justicia de su país. En cuanto al Palacio acepta lo que rechazó durante mucho tiempo: someterse a una ley en preparación sobre la transparencia de la vida pública. Para la unidad y la estabilidad de España, hay que esperar que la monarquía sobreviva a esta prueba. ¿Pero no es demasiado tarde?”

Die Welt resalta que cada vez menos españoles tienen buena opinión de la monarquía. La crónica de Ute Müller asegura: “Cada vez son menos los españoles que tienen una buena opinión de su monarquía, en particular del Rey. Una encuesta de Metroscopia pone de manifiesto que sobre todo los españoles jóvenes consideran la Corona como una institución bastante desfasada. Y entretanto sigue sin cesar el flujo de titulares negativos. Se supone que desde la muerte de Juan de Borbón, hace 20 años, un total de 7,8 millones de euros están depositados en 3 cuentas en Suiza. La Casa Real se niega de momento a hacer declaraciones sobre las acusaciones, lo que difícilmente contribuye a incrementar entre el pueblo el apoyo a la monarquía. Por eso el gobierno está elaborando una nueva ley que también deberá obligar a la Casa Real a una mayor transparencia.”

La Stampa habla de tsunami sobre la Monarquía y cree que ha finalizado la era de este rey. El artículo de Gian Antonio Orighi sostiene: “El tsunami sobre la monarquía de Juan Carlos crece cada vez más. Gracias a escándalos como el caso Urdangarín por primera vez se habla abiertamente de abdicación y de república, después de 82 años del referéndum que expulsó a los Borbones de España. Y los sondeos representan implacables la tendencia. La Corona se desploma sobre todo entre los jóvenes.

`El tiempo histórico de Juan Carlos ha terminado .A estas alturas ya es un problema, y no una solución, como sería el príncipe Felipe. El rey debe abdicar aunque antes hay que modificar el artículo 57 de la Constitución y regular la sucesión´, dice José Antonio Zarzalejos, ex director de Abc y una de las mentes más brillantes de la galaxia de los moderados. Pero no hay demanda de república, al igual que no hay mayoría republicana. Ya ha finalizado la era de este rey, no de la monarquía.”

Frankfurter Rundschau cree que los españoles están cansados de su Rey. El editorial de Martin Dahms asegura: El Rey y los suyos ya no pueden permitírselo todo. Lo que pasa es que todavía no se han percatado de ello. El Rey ha perdido el olfato para su profesión. Y puesto que el Rey ya no es un monarca ejemplar, de repente también se desmorona el muro de discreción que protegía hasta ahora su vida privada frente a la opinión pública.

Por suerte para el monarca, de 75 años, los españoles a pesar de todo no están precisamente con ánimos de revolución. Tan solo están inmensamente cansados. Cansados de la crisis, cansados de sus políticos y cansados de su Rey. Si Juan Carlos quisiera hacerles un último favor, abdicaría. Puede que su hijo Felipe demostrase ser un profesional más convincente.”

Le Point señala que la abdicación ha dejado de ser tabú. El artículo de François Musseau apunta: “Enredada en una serie de escándalos, la corona española tiene mucha necesidad de apoyos de altos vuelos: su imagen pública no deja de degradarse. Según los sondeos de Metroscopia, el 53% de los españoles desaprueban al monarca que, durante mucho tiempo fue muy popular. La pérdida de legitimidad hace que la corona intente redorar su blasón. El Jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, dice estar dispuesto a someter la institución a un ejercicio de transparencia. A pesar de todo, eso no será suficiente ya que las sombras se acumulan. En la prensa, al abdicación del monarca de 75 años ya no es un tabú. Peligra la morada real.”

Liberation destaca que la popularidad del Rey está en caída libre. Aseguran: “La popularidad del Rey de España Juan Carlos ha caído en los últimos meses, sobre todo entre los jóvenes, en particular debido al escándalo de corrupción que sacude a la monarquía, pero todavía parece respetar al príncipe Felipe, según una encuesta. La caída de la popularidad del rey es particularmente dramática entre los más jóvenes: el grupo de edad de 18-34 años, donde el porcentaje de opiniones positivas es inferior en 41 puntos al de opiniones desfavorables”

Public Radio International señala que el tabu real se ha roto y cada vez hay más peticiones de abdicacion. El reportaje afirma: “Una encuesta sugiere que la popularidad de la Casa Real está en su punto más bajo desde que se estableció la democracia, en 1978. De repente, el otrora tabú se está discutiendo abiertamente: la abdicación del Rey. El siguiente en la línea es la gran  y tal vez la última esperanza de la Familia Real, el príncipe Felipe. Por todo lo que se sabe Felipe es un hombre recto, discreto, guapo. Se casó con una popular presentadora de noticias de TV hace unos años. Pero a pesar de su imagen sin tacha, el Rey Felipe lo tendría difícil para restablecer la reputación del trono, y su  papel, en un país que probablemente tenga dificultades financieras durante varios años. “