El diario estadounidense detalla en un reportaje de su corresponsal Raphael Minder diversas iniciativas que se están llevando a cabo en España para “restaurar alguna pizca de orgullo nacional y confianza”. Hablan de blogs, periódicos y estudios que resaltan las buenas noticias o los intentos del gobierno por promocionar la Marca España.

El New York Times asegura: “Estos no parecen ser los días más oportunos para tratar de sacar brillo a la imagen de España. Aun así, algunos españoles “de la resistencia” han asumido el reto de lograr que sus compatriotas piensen que las cosas no son tan malas como parecen. La confluencia de los problemas en España y dentro de la Unión no sólo han perjudicado los negocios sino que también han dejado a muchas personas sintiendose sin amarras. Para algunos, la respuesta ha sido buscar los resquicios que puedan restaurar alguna pizca de orgullo nacional y confianza.”

Recogen la existencia de blogs de temática optimista como Bright España y añaden: “Los estudiantes de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, han comenzado a publicar un periódico llamado Buenas Noticias, con el apoyo de patrocinadores corporativos como Coca-Cola o PepsiCo. En el primer número en diciembre, el énfasis fue decididamente optimista. En lugar de centrarse en la tasa de desempleo del 26%, Buenas Noticias publicó artículos sobre empresas que están empleanodo a trabajadores en España, entre ellos Renault, McDonalds y Telefónica.”

El diario asegura: “Los optimistas más comprometidos dicen que el principal problema de España es la comunicación. Los propio esfuerzos del Gobierno se centran en la `marca España´. Nombraron un alto comisionado en junio pasado para promoverla: Carlos Espinosa de los Monteros, ex director de Inditex, uno de los mayores éxitos corporativos de España. `El principal desafío es movilizar todos los recursos que tenemos, dentro y fuera de España, para contar el lado positivo de la historia sin jactancia´, dijo. Aunque admitió, que la realidad económica se entromete `casi no tengo presupuesto´.

[Leer el artículo completo en The New York Times]