La versión global del New York Times dedica un articulo que firma Jonathan Blitzer a la figura de Juan Manuel Sanchez Gordillo. Sostiene que “no es tanto un Robin Hood como un Don Quijote fallido”. Afirma que algunos de sus puntos de vista están “sobrecalentados”, pero tiene razón al decir que se ha hecho muy poco para aliviar a los pobres en el mundo  rural.

Sanchez Gordillo

(Foto: Flickr/Audiovisualesacampadagz)

El New York Times dice: “Barbudo y tempestuoso, con una kuffiya alrededor del cuello, Juan Manuel Sánchez Gordillo ofrece un perfil desenfadado. Durante los últimos 33 años ha sido el alcalde de la pequeña localidad andaluza de Marinaleda, un enclave comunista en el sur de España. Y rutinariamente trona contra los estragos del capitalismo. En estos años, ha dirigido innumerables huelgas y tomas de tierras, para denunciar la desigualdad económica. Es un activista apasionado mezclado con showman.”

El texto apunta que “Gordillo habla de `expropiación de los expropiadores´, una referencia a los `terratenientes, los bancos y cadenas de supermercados que están haciendo dinero en medio de una crisis´. Los supermercados saqueados pertenecían a un red nacional e internacional. Pero eso dificilmente los pone al mismo nivel que los bancos que actuaron sin escrúpulos durante el boom y ahora se mantienen a flote a costa del público. Pero sí está en lo cierto al afirmar que se ha hecho muy poco para aliviar la difícil situación de los pobres rurales en España.”

Y concluye: “Los males de España auguran futuros actos controvertidos, a medida que empeora la crisis, los activistas pelearan por mantener la atención del público. Incluso si Gordillo no es tanto un Robin Hood como un Don Quijote fallido, los españoles tendrán que arremeter contra molinos de viento en el futuro que se prevee.”

[Leer el artículo completo en The New York Times]

Print Friendly, PDF & Email