Protesta contra el ATC

La situación de Ascó, el municipió catalán que acoge una central nuclear y que también opta a ser la sede del futuro cementerio de desechos nucleares, es objeto de un reportaje en el New York Times. El periodista considera que el ATC (Almacén Temporal Centralizado) ha dividido el pueblo y la región, provocando suspicacias entre los vecinos e incluso amenazas.

??Mientras que los líderes municipales de Ascó ya han apoyado la propuesta, ésta ha servido para dividir la autonomía y ha suscitado preguntas como si el debate es realmente sobre seguridad o se centra en motivos económicos. Ascó es uno de los nueve municipios en España que integra la lista de aspirantes a ubicar el almacén nuclear.”

El artículo también menciona una corriente a nivel mundial, que también se da en España, que mira la energía nuclear de forma más positiva, incluso con el problema de los desechos. Las nuevas generaciones, más preocupadas por la economía y el cambio climático, estarían más dispuestas a coexistir con las plantas nucleares.

Otro medio extranjero que lleva estos días en sus páginas el tema del ATC es Il Sole 24 Ore, que analiza algunos aspectos económicos del asunto: “Se trata de un negocio muy rentable que se añade, en el caso de Ascó, a las decenas de millones ya obtenidos con las centrales nucleares y que han sido utilizadas, por ejemplo, para construir un polígono industrial, para el desarrollo del turismo o para promover la navegabilidad del río.

Pero también está la otra cara de la moneda. Todo este bienestar, en el caso del centro tarraconense, no ha sido suficiente para detener la hemorragia de personas que han abandonado el pueblo, tanto por el nivel de los salarios como por la proximidad a una instalación nuclear.”

Print Friendly, PDF & Email