El diario estadounidense recoge la reapertura de un caso de asalto sexual que salpica al principle Alwaleed bin Talal, una de las grandes fortunas árabes y segundo mayor inversor en la News Corporation de Rupert Murdoch. La acusación de violar a una modelo en 2008 había sido desestimada en 2010. Casi ningun medio español está informando de ello, pero el New York Times destaca la decisión del tribunal de apelación.

Principe Alwaleed bin Talal
(Foto: Flickr/Majedyousef)

El texto que firma el corresponsal Raphael Minder  explica que “un juez español ha reabierto un caso de asalto sexual abandonado contra un príncipe saudí que es uno de los hombres más ricos del mundo, recuperando unas acusaciones de haber violado a una modelo de 20 años de edad, en un yate de lujo en el Mediterráneo español en agosto de 2008″.

El NY Times destaca que “el príncipe, Alwaleed bin Talal bin Abdulaziz al-Saud, un sobrino del rey Abdullah de Arabia Saudita, es el mayor accionista individual de Citigroup y, entre sus principales participaciones, destaca que es el segundo mayor inversionista en la News Corporation. Forbes valoró su fortuna este año en $ 19,4 mil millones, lo que lo convierte en el 26º hombre más rico del mundo y el soltero más rico en el mundo árabe. La acusación no se hizo pública, y la denuncia original parece haber permanecido en gran medida desconocida”.

“El caso fue cerrado en silencio en julio de 2010 por lo que un juez de la isla mediterránea de Ibiza considero como falta de pruebas. Pero en la apelación, un tribunal español provincial de las Islas Baleares, que tiene jurisdicción sobre Ibiza, ordenó al juez reanudar la investigación y citar al príncipe a comprecer” dice el diario. Y recogen las declaraciones de una portavoz del príncipe Alwaleed, que califica las acusaciones de “total y absolutamente falsas”.

Explican que “al cerrar el caso, el juez de Ibiza aseguró que las pruebas forenses y médicas no habían mostrado signos de violencia física que podrían confirmar una violación. El juez también cuestionó si el producto químico para inducir el sueño encontrado en el cuerpo de la modelo podría haber actuado con rapidez suficiente para inducir un estado semi-inconsciencia entre el momento en que abandonó el club y llegó a la embarcación”.Y recogen como el abogado de la víctima ha celebrardo la reapertura “nadie fue ni siquiera interrogado entonces, lo que es increíble si tenemos en cuenta la gravedad del delito y las pruebas que han sido recogidas.”

Print Friendly, PDF & Email