EE UU es uno de los mercados estratégicos para las compañías españolas. En los últimos 14 años, el flujo de inversión bruta a este país asciende ya a un total de 51.745 millones de euros, según la Secretaría de Estado de Comercio. La crisis ha frenado sensiblemente los proyectos de empresas españolas en Norteamérica, pero ahora la reeleción de Barack Obama se presume como un motivo para la esperanza.

En principio las compañías más favorecidas son de sectores como las energías alternativas (Iberdrola, Acciona, Gamesa, Acciona) o las infraestructuras (OHL, Ferrovial, FCC o ACS).

Obama en la campaña
(Foto: Flickr/Barack Obama)

En su campaña Obama pidió al Congreso que acabe con las deduciones de impuestos al petroleo por valor de 4.000 millones de dólares y que se invierta ese dinero en energías limpias. Además, EEUU había previsto instalar de 2,9 a 3,3 gigavatios de sistemas de energía solar en 2012 y entre 3,3 y 3,9 gigavatios en 2013. La victoria de Obama garantizaría estos proyectos.

En EEUU, España es hoy el mayor inversor extranjero en energías renovables. Empresas como Iberdrola, Abengoa, Isofoton, Acciona, Gamesa y muchas otras están liderando el mercado estadounidense en solar, termosolar y eólica.

Iberdrola, por ejemplo es ya la segunda compañía eólica de EE UU, con una potencia instalada de cerca de 5.450 megavatios hora (un 38% de la capacidad eólica del grupo), y en total esta región supone ya el 7,5% del beneficio de la eléctrica. Y buena parte de esta posición se debe a las subvenciones concedidas por el gobierno de Obama para desarrollar energías renovables. En 2011, la revista Times aseguró que Iberdrola recibió de EEUU “la mayor subvención nunca concedida a ninguna empresa de renovables del mundo”: unos 1.000 millones de dólares.

Algunas informaciones aseguran que Iberdrola incluso ha contribuído economicamente a la campaña del Partido Demócrata.

Gamesa, el mayor fabricante de aerogeneradores, hace tiempo que vive del mercado exterior. De hecho en el primer trimestre de 2011, el 100% de sus ventas vinieron del extranjero. Y ahora mismo se estima que el 25% de su negocio procede de EE UU. Gamesa tenía previsto desarrollar un importante y pionero proyecto de energía eólica en Virginia, considerado como un gran paso para desarrollar la naciente industria eólica norteamericana. Pero en mayo de este año, anunció que se llevaba el proyecto a Canarias por “el lento ritmo al que se toman medidas reglamentarias y la falta de una política energética federal”. La victoria de Obama podría reactivar este plan.

Abengoa es otra de las empresas españolas con fuerte presencia en EEUU. Este mismo 2012 se adjudicó el contrato para construir una de las mayores plantas fotovoltaicas del país: la de Imperial Valley en California por 360 millones de dólares. Y desde 2010, la compañía desarrolla en Arizona, Solana, la mayor planta solar del mundo. El propio Barack Obama, anunció en julio de ese año que su Gobierno concedía una garantía federal de 1.450 millones de dólares (1.156 millones de euros) para este proyecto que debería entrar en funcionamiento en 2013.

A favor de los intereses de la empresa sevillana en EEUU tras la reeleción jugará también el hecho de que Juan Verde, español que ha dirigido la campaña internacional de Obama en este 2012, haya pasado a formar parte del Consejo de Administración de Abengoa Bioenergía.

Acciona cuenta con seis parques eólicos instalados en el país, con una potencia total de 622 MW y con una planta termosolar de cilindros parabólicos, la Nevada Solar One. Además poseen una fabrica de aerogeneradores en Iowa. Sin embargo el mercado de EEUU ha caído al finalizar los créditos fiscales de ayuda a la instalación de parques eólicos en el país. La empresa confía en que la reeleción de Obama reactive este plan.


(Foto: Flickr/Mozzia)

Otro de los principales abanderados españoles en EE UU son las infraestructuras. En su segundo mandato Obama tendrá que tratar de equilibrar las cuentas, pero en principio se ha mostrado a favor de aumentar los impuestos y no recortar el gasto en inversiones públicas. Esto favorecerá los intereses españoles.

Además los estragos ocasionados por el huracán Sandy y la necesidad de reconstruir y mejorar algunas de las infraestructuras de ciudades como Nueva York o Nueva Jersey podrían abrir más oportunidades de negocio. Y se da la circunstancia de que de que empresas españolas van a competir entre sí por la mayor infraestructura proyectada en EEUU: la del AVE a California. En concreto hay una alianza entre Ferrovial y Acciona y por otro lado también ha sido preseleccionado un consorcio en el que participa ACS.

ACS acaba de adjudicarse obras en el metro de Nueva York por un importe de 952 millones y su cartera de proyectos en Norteamérica está valorada en 15.275 millones de dólares. Entre los más destacados están la construcción de un túnel en Seattle por 1.200 millones de dólares.

FCC también ha conseguido consolidarse en el mercado de EEUU con la concesión del puente Gerald Desmond en Los Angeles valorado en 500 millones de euros. Antes construyó también una autopista en Florida y tiene ofertas presentadas a distintas obras por unos 6.800 millones de euros. Incluso está explorando la posibilidad de entrar también en el mercado energético.

OHL se encargará de la construcción de un túnel submarino para la conducción de aguas entre Staten Island y Brooklyn, en  Nueva York, contrato con un presupuesto de 200 millones de dólares. Y en un cruce de sectore, OHL también acaba de firmar su primer contrato para el diseño, construcción y operación de una planta de energía solar fotovoltaica  en Arizona. Este verano inauguró la conexión por metro desde el centro de Miami. al aeropuerto de la ciudad. Esta obra supuso en 2008 la primera adjudicación a una empresa española de un contrato ferroviario en EEUU.

Ferrovial, por su parte, tiene en estos momentos tres concesiones en autopistas, una de ellas recien inaugurada, y dos proyectos en ejecución, que suman 380 kilómetros de autopistas. Uno de los más importantes es el logrado este octubre para construir la autopista US460 en Virginia por por 1.396 millones de dólares (1.079 millones de euros).

Además ACS, Ferrovial, FCC Abertis, Acciona e Isolux Corsán se reunieron recientemente con el Gobernador de Florida, Rick Scott y su secretario de Transportes, Ananth Prasad para sondear oportunidades en infraestructuras en este Estado.

Una autopista de Ferrovial en EEUU
(Foto: Flickr/Ferrovial)

Print Friendly, PDF & Email