Fiona Ortiz de Reuters explica en radiocable.com que la investidura de Mariano Rajoy no deparó sorpresas, ni resolvió todas las dudas. Incluso apunta que el presidente español sigue mandando la señal fuera de que se tomar su tiempo y no habrá un “plan de choque con todo el contenido de golpe”. La corresponsal cree que su llegada ha sido bien recibida en el extranjero, aunque explica que hay voces que creen que “haga lo que haga si hay recesión, las dudas volverán”.

Fiona Ortiz

Para Fiona Ortiz el debate de investidura de Mariano Rajoy no tuvo sorpresas: “en su discurso dió algunos detalles sobre su programa, pero ninguna sorpresa parece que todavía habrá que esperar algunos meses para saber cómo será exactamente la reforma laboral o la reestructuración de los bancos”. Y sobre la reducción del deficit en 16.500 millones destaca “que no dió detalles de como va a lograr esa cifra porque más bien ha prometido subir pensiones y bajar impuestos. Queda por ver en donde exactamente van a ser los recortes”.

Considera que el discurso de Rajoy ha logrado uno de sus objetivos: “ha mandado una señal de que se va a tomar su tiempo. Creo que poco a poco ha ido despareciendo el concepto de que habría un programa de choque con todo el contenido de golpe”. La corresponsal explica que Rajoy ha señalado que necesita más tiempo para decidir como proceder exactamente con la reestructuración de los bancos y ha dado tiempo a patronal y sindicatos para tener inputs de cara a la reformalaboral”.

Fiona Ortiz asegura también que “la clase política española ha logrado diferenciar a España de Italia” y cree que ha habido una reacción “bastante positiva” a la llegada de Rajoy. Pero apunta que “también hay muchas voces en bancos e inversore que realmente no importa mucho lo que haga y Rajoy es un poco irrelevante porque si hay recesión, las dudas van a crecer de todas maneras porque las necesidades de recortes son tantas que se vuelve un poco imposible”.