BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.
2 Replica a este post
  1. Claro que no. Aquí no hay la absurda pretensión de que los beneficios de una empresa reviertan en los ciudadanos, sino que el dinero de los ciudadanos salve a una empresa para que sus beneficios reviertan en abnegados empresarios.

  2. Según The Guardian, no será finalmente el Gobierno británico quién saque las castañas del fuego a Bradford & Bingley, sino… Emilio Botín. Al parecer, Alistair Darling ha convencido al Banco santander para que compre las 200 sucursales del banco y el gobierno británico se ocupará de 42 mil millones de libras en hipotecas.
    http://www.guardian.co.uk/business/2008/sep/28/bradfordbingley.banking2

    Sobre el tema de la necesidad de utilizar “medidas comunistas o socialistas” como las “nacionalizaciones” y rescates por parte del estado para resolver la crisis y más allá de la ironía, ese tipo de medidas desesperadas indican la necesidad del estado para resolver la crisis y controlar los excesos del capitalismo, pero, como indicaba Robert Scheer el miércoles en The Nation, los precedentes de lo que está pasando habría que buscarlos más bien a la derecha que a la izquierda. Lo que está ocurriendo merece más el nombre de “fascismo financiero” que del “socialismo financiero” que algún escandalizado senador republicano ha querido ver en las operaciones de rescate.

    Estatalidad no significa necesariamente comunismo o socialismo. No está de más recordar la simbiosis que existía en Alemania, Italia (y España) entre el Estado y el gran capital de las corporaciones industriales de la época: éstas se beneficiaron enormemente del estados muy fuertes y autoritarios que las pusieron a su servicio pero nunca las llegaron a nacionalizar.

    No está de más subrayar que los estados, en este momento , no están nacionalizando (y cuando se produce una nacionalización, ésta es un mero paso intermedio) sino “rescatando” a los bancos. Cómo dice Scheer (acerca de Estados Unidos, pero creo que la frase es aplicable al Reino Unido), lo que está ocurriendo no es una “nacionalización de corporaciones privadas, sino un apropiamiento corporativo del gobierno. La asociación de un poder corporativo enormemente concentrado con un estado autoritario que sirve a la élite político económica a expensas de la ciudadanía se puede definir más adecuadamente como “fascismo financiero”.
    http://www.thenation.com/doc/20081006/scheer

    Por cierto, siguiendo con el paralelismo histórico, estas medidas de “fascismo financiero” se están produciendo en un momento en que, políticamente, Europa está virando peligrosamente a la derecha (con medidas fascistas como la directiva de la vergüenza) y con unos Estados Unidos en guerra.