Interior del Parlamento Europeo

La lectura de los resultados de las elecciones europeas se sigue haciendo de forma convencional. Partidos de derecha contra formaciones de izquierda. Y el gran titular es que ganan los conservadores y se hunden los socialistas. Sin embargo una lectura más amplia de estos comicios a nivel continental, permite comprobar que los partidos clásicos, aun ganando las elecciones, han perdido votos en casi todos los países.

Cada vez más ciudadanos han optado por dar su voto a formaciones alternativas. Siempre ha sucedido, pero en este 2009 lo han hecho en mayor proporción dando en muchos caso por primera vez una representación significativa a partidos como los verdes, los anticapitalistas, los “piratas”, la extrema derecha, etc. ¿Está surgiendo una nueva vía en la política? ¿Podrán tener algún tipo de influencia estos grupos alternativos en la construcción de Europa?

 

Imagen de previsualización de YouTube

En Francia, los resultados se interpretan como un éxito de Sarkozy y un batacazo de los socialistas. La UPM ha ganado con el 28% de los votos y el PS se ha quedado en el 17%. Pero la gran sorpresa, y para muchos el auténtico triunfador, ha sido el nuevo partido de Los Verdes de Daniel Cohn-Bendit y José Bové que con 16,2% de los sufragios logran 14 eurodiputados. Y la Izquierda Anticapitalista que dirige Olivier Besancenot obtuvo otro 5% aunque se han quedado a las puertas del Parlamento.

El éxito de los ecologistas en Francia se une a los buenos resultados en otros países donde también han logrado representación: Alemania (13 diputados) Reino Unido(2), Holanda (3), Suecia (2), Bélgica (2), Dinamarca (2), etc. Gracias a toto esto el movimiento Verde se convierte en la cuarta fuerza del Parlamento con 52 eurodiputados, ganando un peso que puede lograr una gran influencia en debates como la energía nuclear y el recorte de emisiones.

En Suecia, el Partido Pirata que reivindica poner coto a quienes intentan limitar el acceso a Internet y el derecho a la privacidad han logrado el 7% de los votos y un representante en Bruselas. Es la primera vez que un partido que nace de, por y para Internet obtiene un éxito político de tal calibre. Han sido la sensación de la campaña y han atraído sobre todo el voto joven. A lo que ha contribuído su candidata Ellen Soderberg de apenas 18 años y que será la eurodiputada de menor edad.

Imagen de previsualización de YouTube

En casi toda Europa, estas elecciones también han registrado un auge de los partidos de extrema derecha y antieuropeos. Hasta el punto de que unos 120 de los 736 diputados que integrarán el nuevo hemiciclo serán euroescépticos, eurófobos, populistas o extremistas xenófobos. Y todos ellos gracias a los votos de ciudadanos franceses, italianos, holandeses, británicos, austriacos, hungaros, polacos…

Todo esto podría explicarse como una situación coyuntural -el miedo por la crisis o las reivindicaciones de los internautas- pero también revela una tendencia creciente: la desconfianza hacia los políticos y partidos convencionales. Y abre la puerta a que se escuchen otras voces en las instituciones y quizá a una nueva forma de hacer política.

Print Friendly, PDF & Email