Imagen de previsualización de YouTube

Finalmente tanto el Juez de la Audiencia Nacional como los abogados del caso y los cuatro periodistas que fueron testigos del ataque en el que murió el cámara español han logrado el visado y la autorización para desplazarse a Irak. Santiago Pedraz tiene intención de hacer una inspección ocular del escenario de la muerte de José Couso. En total viajan diez personas y solo falta el fiscal.

La comisión judicial está integrada además de por el Juez, por Enrique de Santiago, el abogado de la familia de Couso; Antonio Segura y Raúl Maíllo, representantes de la Asociación Libre de Abogados, el letrado de la Asociación de Camarógrafos de Televisión y Vídeo, Pablo Die, la secretaria judicial, un funcionario, y los periodistas Carlos Hernández, Olga Rodríguez, Jesús Quiñonero y Jon Sistiaga, presentes en el hotel Palestina el 8 de abril de 2003 y que se ofrecieron en julio para acompañar a Pedraz.

Hernández ha puesto por escrito para El Mundo sus impresiones pocas horas antes de  volver a Bagdad ocho años después de una Guerra que fue casi su última cobertura como periodista. Defiende que “el llamado caso Couso va mucho más allá de la mera venganza por su estúpida muerte. Es una batalla que libramos quienes creemos en los derechos humanos, en la libertad de expresión y en un papel, llamado Convención de Ginebra.”

El Hotel Palestina
(Foto: Flickr/Haider Nakkash)

Cuando lleguen a Bagdad tienen previsto visitar el Palestina y el puente Jamuroahora, desde donde un tanque de EE UU realizó el disparo. El juez quiere comprobar la visibilidad que tenían los militares estadounidenses desde ese punto y si pudieron distinguir que la persona a la que estaban disparando era periodista y no francotirador.

Se trata de la primera inspección ocular que realiza un juez en el extranjero sin haber cursado oficialmente una comisión rogatoria (petición de cooperación judicial entre países). La que cursó en su día no tuvo respuesta. Por eso, Pedraz se limitó a pedir autorización al Consejo del Poder Judicial (CGPJ) y con ella solicitó el visado para entrar en el país.

Las acusaciones del caso consideran que este viaje y esta prueba pueden suponer un paso de gigante en las causas abiertas en aplicación de la justicia universal.

Jose Couso