??Los cargos de crímenes de guerra impulsados desde el extranjero contra soldados y oficiales israelíes no son más que terrorismo jurídico?. Lo ha dicho el fiscal jefe militar israelí, el coronel Liron Liebman, en clara referencia a iniciativas como la adoptada por la Audiencia Nacional de España.

 El Ejército israelí ha confiscado más terrenos palestinos en Cisjordania en las inmediaciones de la colonia judía de Efrat, al sur de Jerusalén, con la intención de construir 2.500 viviendas más para colonos judíos. Los palestinos propietarios de las tierras robadas han acudido a los tribunales israelíes. Ocho de sus nueve apelaciones ya han sido rechazadas.

Muntadar al Zaidi, el periodista iraquí que arrojó sus zapatos contra Bush, sigue en prisión y se enfrenta a una pena de quince años de cárcel. El juicio comenzará el próximo doce de marzo, a pocos días del sexto aniversario del inicio de la invasión de Irak. Quince años por lanzar unos zapatos?. frente a la impunidad de quienes ocuparon ilegalmente un país en el que, desde la invasión, han muerto más de un millón de personas a causa de la violencia y cinco millones más se han visto obligadas a abandonar sus hogares y vivir como refugiados.

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. A muchos ha sorprendido la noticia de que la Audiencia Nacional española haya admitido a trámite una querella criminal contra siete israelíes por crímenes de guerra en la Franja de Gaza durante una operación de ??asesinato selectivo? que causó la muerte de catorce civiles, además de la del presunto terrorista. Sin embargo, la noticia más normal sería que fuera un tribunal israelí quien juzgara a estos israelíes y no un tribunal español, a falta de tribunales palestinos con jurisdicción penal sobre estos hechos, pero esta inactividad de la justicia israelí no transciende demasiado a la opinión pública.
    Parece como si el juez español hubiera tramitado la querella por capricho o incluso por motivos políticos, como cabe deducir de las declaraciones de las autoridades políticas y militares de Israel, y la realidad no es así.
    Es fundamental entender el porqué de la querella y también el sentido de la jurisdicción universal para contrarestar una batalla mediática que podría llegar a influir en el ámbito político y diplomático hasta llevar a la eliminación del mecanismo de la jurisdicción universal del ordenamiento jurídico español, así como ha sucedido ya en otros países como Bélgica o Alemania.
    Para ello, he aquí las tres claves de este proceso: la responsabilidad penal internacional de los individuos por crímenes de guerra, la obligación de los estados de investigar y perseguir las violaciones del derecho internacional humanitario y, finalmente, la necesidad de mantener la jurisdicción universal cuando fallan los mecanismos penales nacionales e internacionales.

  2. Olga, ¿ qué podríamos hacer para apoyar al periodista iraquí que arrojó los zapatos a Bush?. ¿ ¿Sabes de alguna dirección donde se pueda solicitar que su acción sea contemplada en su justa dimensión?

  3. Y, como guinda a su patética existencia política en Oriente Próximo, Moratinos es incapaz de mostrar los huevos que se necesitan aprovechando la oportunidad que le brinda la Audiencia Nacional diciéndole a Livni que “La Justicia puede decidir, pero haremos todo lo necesario para que tenga el menor impacto y pueda tener una solución satisfactoria”. No solo eso, además quiere modificar la ley para evitar procesos futuros de este tipo. Eso dicen alm enos El País (http://www.elpais.com/articulo/espana/Moratinos/promete/cambiar/ley/frenar/juez/ministra/israeli/elpepunac/20090131elpepinac_13/Tes), Al Arabiya (http://www.alarabiya.net/articles/2009/01/30/65361.html) y diversos medios israelíes.

    A él y a otros cuantos más, de aquí y de fuera, habría que juzgarlos por complicidad y omisión de socorro.

    Solo quería expresar mi cólera.
    Mohe