Japón, un país con una gran densidad de población, fuertes necesidades energéticas y una geografía complicada está apostando por un nuevo tipo de instalación: “granjas solares” sobre el agua. Dos empresas, Kyocera Corp y Century Tokyo Leasing Corp son las responsables de esta innovadora idea. Después de haberla puesto en práctica con una central en la bahía de Kagoshima, ahora van a construir la mayor planta flotante de energía solar del mundo en la región de Hyogo.

La nueva planta, que ya se está construyendo y podría empezar a funcionar en abril de 2015, se instalará sobre dos estanques de agua en la ciudad de Kato, al oeste de Japón. Los paneles tendrán una potencia de 2,9 MW. El objetivo de la compañía es generar alrededor de 3.300 MWh anuales, lo que equivaldría al suministro de electricidad limpia suficiente para abastecer a 920 viviendas.

Japón quiere ahora hacer otros 30 nuevos proyectos de plantas solares flotantes. En total, las empresas Kyocera Corp y Century Tokyo quieren lograr la generación de 60 MW, es decir casi 2 MW por central. Estas plantas además de proponer una solución al tema geográfico, al estar ubicados en el mar, en una superficie más fría, hacen que las placas solares responden mejor, manteniendo niveles de eficiencia superior en comparación a un parque emplazado en tierra firme.

Pero Japón no es el único país que está experimentando con la energía solar flotante a gran escala. India también tiene un gran proyecto en el estado de Kerala donde se usarán los numeroso canales de la región para crear una planta solar flotante que aporte 50 MW de electricidad.

Print Friendly, PDF & Email