Las comisarías españolas van a implantar VeriPol, el primer sistema informático del mundo capaz de detectar mentiras gracias a un algoritmo y un modelo matemático. Está diseñado para estimar de forma automatizada la probabilidad de que una denuncia por robo con violencia e intimidación o hurto con tirón sea falsa. En las pruebas efectuadas, Veripol ha logrado una precisión del 91%. Y el secreto de su éxito, según detalla un reportaje de Jordi Pérez Colomé en El País, es el uso repetido de determinadas palabras y patrones cuando se miente.

(Foto: Flickr/Calafelvalo)

El responsable del sistema es el inspector Miguel Camacho, licenciado en Matemáticas y Estadística, y que empezó su carrera en 2012 en una comisaría de Granada tomando las declaraciones de robos con violencia en la calle. Allí empezó a intuir que algunas denuncias parecían falsas, sobre todo las vinculadas a teléfonos móviles caros. Pero no fue hasta después de ir a la universidad de UCLA en Los Ángeles (EE UU) a trabajar en su doctorado sobre policía predictiva, cuando pensó que la inteligencia artificial podía servir para automatizar la detección de denuncias falsas a partir de las palabras más usadas por los denunciantes.

El resultado es un sistema llamado VeriPol, que utiliza técnicas de Procesamiento de Lenguaje Natural y un modelo matemático que analiza y determina las combinaciones de palabras más comunes cuando se miente ante un policía. Así gracias a la inteligencia artificial, estima la probabilidad de falsedad en una denuncia. En su desarrollo han participado también Lara Quijano, de la Universidad Autónoma de Madrid, Federico Liberatore, de la Complutense, José Alberto Nicolás Romera Juares y el matemático José Camacho, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).

Para testarlo, se utilizaron 1.122 denuncias de 2015 -534 verdaderas y 588 falsas-, todas casos cerrados de robo con violencia en la calle o tirones en los que se detuvo a alguien o los denunciantes admitieron haber mentido. Y el sistema de inteligencia artificial tuvo un 91% de éxito en la detección de mentiras denuncias falsas, cuando sobre las mismas denuncias, un policía experto detectó un 75%.

Y el modelo se basa en la existencia de unos patrones bastante comunes en los seres humanos cuando mienten. Así por ejemplo, los denunciantes falsos suelen aportar pocos detalles de los robos, que suelen suceder por detrás y con agresores imposibles de identificar y lejos de sus domicilios. En cambio las declaraciones verdades son más precisas, no hablan de hechos sucedidos “hace unos días” sino de un momento concreto, dan más detalles de la personas que los agredió y además la mayoría de los robos suceden en el entorno en el que se mueven habitualmente.

Hay además varias palabras o recursos gramaticales habituales en las denuncias falsas: “seguro”, “iPhone”, “abogado”, “compañía”, la falta de pronombres específicos como “yo” o “el”, o la proliferación de adverbios como “apenas” y expresiones como “no pude ver” o “no puedo reconocer”, entre otras. El simple uso de estos términos no implica que la denuncia sea considerada falsa, sino que el algoritmo señala cuando la combinación y persistencia de las palabras clave indica probabilidad de falsedad.

Veripol obtuvo el Premio de Investigación de la Fundación Policía Española en 2017 y ha sido finalista en los Premios Security Forum 2018. Y es sobre todo, el primer modelo de automatización de detección de denuncias falsas validado en el mundo. La policía española será pionera en aplicarlo. No tendrá la capacidad de decidir, sino que se convertirá en una herramienta que ayude a los agentes a discernir cuando una denuncia “suena” verdadero o falsa. Y aunque sea un delito presentar una, hay comisarías que estiman que el 57% del total de denuncias que reciben pueden ser falsas.

Print Friendly, PDF & Email