Para prevenir nuevos ataques terroristas, España deberá enfrentarse a su menudo “incómoda relación” con su pasado musulmán y ayudar a su comunidad islámica a forjar una identidad clara y moderna. Es la tesis que señala un largo reportaje que firma Guy Hedgecoe en la versión europea del digital de EEUU y que repasa, un mes después de los atentados de Barcelona, asuntos como el simbolismo que tiene Al Andalus para los yihadistas y algunas de las tensiones que hay entre la comunidad musulmana y la cristiana en España, en donde observa más una “coexistencia pacífica” que una integración plena. Asimismo señala que hay tres puntos que preocupan especialmente en la lucha contra el terrorismo, Ceuta, Melilla y Cataluña, pero cree que la solución pasa más que por mejorar la integración por ayudar a los musulmanes a forjarse una identidad moderna.

The Politico señala que además de por su presencia en la OTAN y en Afganistán o las operaciones policiales contra yihadistas, la geografía e historia de España y su relación “única” con el mundo musulmán hacen al país aún más susceptible de se blanco de ataques yihadistas que sus socios europeos. Recuerda el control musulmán de la Península durante ocho siglos y en este sentido apunta que el estado “semi-mítico” de Al Andalus tiene un enorme simbolismo para los yihadistas. Y aunque resalta que España está firmemente instalada en la vanguardia europea de la lucha contra el terrorismo, advierte que tiene tres puntos que preocupan especialmente: Ceuta, Melilla y Cataluña. De las dos primeras menciona su posición geográfica en la costa marroquí, su “porosa frontera”, los problemas de integración y pobreza social y el gran número de detenciones de radicales como aspectos preocupantes.

Pero el reportaje se fija especialmente en la comunidad catalana, que acoge a buena parte de los 2 millones de musulmanes que viven en España. Enfatiza que así como los primeros inmigrantes se integraron bastante bien, los que han llegado más recientemente optan más por una “coexistencia pacífica” con la mayoría católica, pero cuentan con barrios que son casi exclusivamente musulmanes. Subraya sin embargo que no es el caso de Ripoll, de donde eran los autores del 17A, y donde a pesar de estar razonablemente integrados, Abouyaaqoub y sus colegas, fueron vulnerables a la influencia del imán radical Abdelbaki Es Satty. Menciona otros puntos de tensión significativa entre las dos comunidades, como el hecho de que no haya apenas políticos musulmanes o que la Iglesia Católica intentara eliminar las referencias al Islam en la Mezquita de Córdoba. Y advierte de que para prevenir nuevos ataques terroristas, España necesitará enfrentarse a su pasado y ayudar a su comunidad musulmana a forjarse una identidad moderna y clara.

The Politico es un diario digital e impreso creado en 2007 pero que se ha convertido en uno de los más influyentes en la política de EEUU. Lo fundaron John F. Harris y Jim VandeHei, ex periodistas del Washington Post y pertenece a Capitol News Company, que controla Robert Albritton, con fundador del diario. Su línea editorial es bastante neutra, ya que ha sido acusado tanto de pro conservador, como pro liberal. Su website recibe más de 3 millones de visitantes al mes y su edición en papel tiene una circulación de 33.700 ejemplares que se distribuyen gratuitamente en Washington y Nueva York. En 2015, The Politico lanzó su versión para Europa, de la mano de Axel Springer y una encuesta de Burston Marsteller en 2017, señala que es el medio más leído e influyente de Europa, por delante de Financial Times y The Economist.

Guy Hedgecoe lleva en España desde 2003. Es corresponsal de The Irish Times y colaborador habitual de la BBC, Deutsche Welle y ahora también de la edición europea de The Politico. Anteriormente fundó Iberosphere, un medio digital de análisis de noticias sobre la Península Ibérica, y fue director de la edición en inglés de El País. Entre los artículos que ha escrito destacan un perfil sobre Rodrigo Rato, “de Dios del FMI a paria“ y otro sobre Otegi, el político más divisivo de España, un el posible “fiasco” del contrato del AVE a la Meca por los problemas en el consorcio o la constatación de que España sigue siendo refugio de fugitivos y un polo para el crimen global.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email