Paloma García Ovejero y Carmen Romero, son dos españolas no demasiado conocidas pero que comparten una misión de gran calado: son vice-portavoces del Vaticano y la OTAN, respectivamente. Aunque ambas van a coincidir poco tiempo en el ejercicio de sus responsabilidades en estas destacadas instituciones, García Ovejero ha sido nombrada en julio y Romero pasará en octubre a ser responsable adjunta de Diplomacia Pública, sus cargos evidencian la importancia del español en la comunicación internacional de alto perfil.

La última en llegar ha sido Paloma García Ovejero que a mediados del mes de julio se convirtió en la primera mujer nombrada número dos de la oficina de prensa del Vaticano. El Papa Francisco decidió revolucionar la comunicación de la Santa Sede  y nombró al norteamericano Greg Burke, nuevo director y portavoz y a Paloma García Ovejero, vice-directora y portavoz adjunta. Toda una declaración de intenciones de cambio, dado que la periodista madrileña tiene 40 años y es laica, aunque se declara profundamente creyente.

Hasta ahora García Ovejero era la corresponsal en Roma de la Cadena Cope. Llegó a la radio de la conferencia episcopal española en 1988 y fue responsable de las secciones de cultura y sociedad, antes de trasladarse a Italia en el verano de 2012, para sustituir a otra destacada corresponsal, Paloma García Borrero.  Y precisamente su profesión ha podido ser una de las razones de su nombramiento. El Papa Francisco intentaría “profesionalizar” la oficina de prensa y una periodista puede ser de gran ayuda en esta tarea.

Imagen de previsualización de YouTube

Pero además el hecho de que sea española y de que esta sea su lengua materna ha pesado y mucho, en opinión de la propia García Ovejero: “Sólo hay que echar un vistazo a la cuenta de Twitter del Papa para darse cuenta de que la mayoría de sus seguidores hablan español”, dijo en El Mundo.  Se da la circunstancia de que otro periodista español, Joaquín Navarro Valls, fue también portavoz del Vaticano con Juan Pablo II durante 22 años. Pero con el binomio Burke, Ovejero, la Santa Sede refuerza su capacidad para comunicar en inglés y español, las dos lenguas más habladas del planeta.

Carmen Romero, por su parte, también es periodista, fue corresponsal de EFE desde 1994 en Bruselas, París, Moscú y Ginebra. Aunque en 2004 se incorporó a la OTAN donde ha venido ejerciendo como portavoz adjunta de la Alianza Atlántica. En su puesto ha trabajado con tres secretarios generales: el actual, Jens Stoltenberg, su predecesores Anders Fogh Rasmussen (2009-2014) y Jaap de Hoop Scheffer que lo fue entre 2004 y 2000.

En la actualidad, Carmen Romero trabajaba con Oana Lungescu, principal portavoz de la OTAN, y en numerosas ocasiones ejerció de portavoz en funciones, incluido en momentos históricos como la ocupación rusa de Georgia en agosto de 2008 o la intervención en Libia en 2011.

Sin embargo el pasado 29 de julio, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció su nombramiento como vicesecretaria general adjunta de Diplomacia Pública de la organización. Romero se incorporará a su nuevo cargo el 1 de octubre y dejará, tras 12 años, de ser cara y voz de la Alianza Atlántica.

Imagen de previsualización de YouTube