Foto: mde.es

Foto: mde.es

El traslado del sacerdote contagiado con Ébola a España ya tuvo una amplia repercusión en la prensa extranjera. Al fin y al cabo se trataba del primer infectado por el virus que atravesaba oficialmente las fronteras de Europa.

¿Qué imagen proyecta en el exterior que utilicemos un medicamento experimental contra el Ébola?

Ahora, su tratamiento con el medicamento experimental ZMapp vuelve a ser objeto de análisis en la prensa internacional. Ninguno aborda este aspecto de forma directa, pero ¿se proyecta una imagen positiva de la sanidad española? ¿Se asumen riesgos innecesarios con un medicamento que no está probado? El debate está servido.

“Fue el primer paciente evacuado hacia Europa con el mortal virus del Ébola y ahora el padre Miguel Pajares será el primer europeo en ser tratado con el medicamento experimental ZMapp” . Así lo destaca el Washington Times que también señala que este hombre de 75 años se someterá a un tratamiento en Madrid bajo los protocolos médicos estatales que permiten el uso de “medicamentos no autorizados” cuando la vida del paciente está en peligro, según declaró el ministerio de Sanidad español.

El medicamento, que ha sido creado por la compañía de San Diego Mapp biofarmacéutica, se ha probado -recuerda el periódico- en monos, pero nunca en seres humanos hasta principios de este mes, cuando dos misioneros estadounidenses fueron tratados con ella poco antes de ser evacuados de Liberia al Hospital Universitario de Emory en Atlanta -explica Washington Times.

La noticia también ha sido recogida por AlJazeera, que añade que “La Organización Mundial de la Salud ha convocado una reunión de expertos bioética médica para discutir el uso de medicamentos experimentales, y si discutir si resulta ético dar medicamentos no probados y potencialmente peligrosas para las personas infectadas con el virus”.

En una tribuna de opinión en Los Ángeles Times, donde también se refieren a España, el Dr. Tom Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, añade cierto excepticismo y restó esperanzas hacia estos medicamentos experimentales: ” No sabemos si  funcionan y no podemos disponer de suficiente cantidad.” “No quiero dar falsas esperanzas” (…)  “La droga no es “fácil de usar”, dijo, y puede causar efectos secundarios desconocidos” -dijo.

 

Print Friendly, PDF & Email