BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Uno de los aspectos más interesantes de seguir la prensa extranjera es que permite observar y entender la forma en que nos miran desde el exterior -de ahí que nuestra sección sobre prensa extranjera lleve ese nombre-.

A menudo descubrimos ópticas muy interesantes: la forma en que nos miran y la forma en que creen que miramos . El periódico Al Alam de Marruecos lleva un artículo en portada en el que sostiene: ??los cálculos de cada parte en el asunto Haidar: sectores españoles afirman haber utilizado el asunto para presionar a Marruecos en el dossier del intercambio comercial con la UE?.

Los españoles creemos que España es un pais pequeño, en crisis y con un sector agrícola  empobrecido desde hace décadas. Pero Al Alam cree que tenemos un poderoso lobby, capaz de negociar con Europa usando el caso de Haidar.

???Cuando la crisis provocada por Aminatou Haidar estaba en su auge, los españoles querían presionar a Marruecos desde dentro de la UE presentando una propuesta al Parlamento Europeo a favor de las tesis separatistas contra Marruecos, pero que fue rechazada?El lobby agrícola español que desea la pronta presidencia de su país para obstaculizar los intereses marroquíes, hace todo los posible para bloquear la renovación de este acuerdo, pero la UE firmó el acuerdo a favor de Marruecos y de sus productos. Todo esto ha provocado amplias reacciones pues el lobby agrícola español consideró que Marruecos ha realizado grandes logros comerciales gracias a la crisis de Haidar?. Los lobbies no ven más que sus intereses y aprovechan cualquier suceso para utilizarlo contra Marruecos?.

Evidentemente  España trata de proteger sus intereses comerciales en los foros internacionales: al igual que hace Francia, Alemania, e incluso Marruecos. Creer, sin embargo, que España tiene fuerza o una moralidad tan flexible como para haber utilizado el caso Haidar en la UE para hablar del tomate, es de una puerilidad desmedida.

Cuando Al Alam afirma que “El lobby agrícola español desea la pronta presidencia de su país para obstaculizar los intereses marroquíes”, demuestra tener una mirada muy ingenua sobre este débil -o incluso inexistente- lobby. Pensar eso es desconocer completamente el poder real de nuestra agricultura y desconocer la posición de debilidad de España en Europa.

Es sin embargo una mirada interesante. A los ojos del empobrecido Marruecos, España es un fuerte y duro competidor agrícola. Pero si alguien les explicase la distancia que hay entre España y Alemania o Inglaterra…

Print Friendly, PDF & Email