BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Dicen algunos periódicos que los barones del PSOE se mostraron incómodos la semana pasada ante el Comité Federal por la posición del PSC y en cierta forma, -según reinterpreta EL MUNDO-, por el apoyo que le brinda el PSOE. La noticia, en realidad, tiene mucho más calado del que parece.

De un lado, -afirma la prensa conservadora-, se observa que el PSOE no tiene el mismo concepto de nación en Extremadura que en Barcelona y del otro explicita sus tensiones internas. La primera parte es cierta. El discurso del partido socialista es bastante federalista, en realidad.

Pero ni lo uno ni lo otro es realmente importante. Posiciones diferentes también tiene el PP según laas utonomías donde gobierna. Por ejemplo, no es la misma posición la que defiende el PP sobre el agua en Zaragoza que en Murcia,  y tampoco es la misma posición la que defiende el PP de Castilla La Mancha sobre las nucleares que el PP de Madrid, incluso aun estando liderados por la misma persona, Dolores de Cospedal. Eso por no hablar de asuntos tan polémicos como el estatuto de Canarias. El PP impugó artículos en el de Cataluña que eran calcados a los de las islas, que ellos mismos incluyeron.

Así que, a la vista de los hechos, lo único que se puede concluir es que el país en el que vivimos no entiende de imposiciones centralistas, sino de consensos y pactos.

España, por otro lado, es ya un país prácticamente federal, salvo en su denominación. Así que el término “nación de naciones”, utilizado por Zapatero es perfectamente asumible por la sociedad.

Pero no es que el PSOE esté tratando de imponer un modelo de país, ni tan siquiera que  haya perdido el control sobre las sedientas aspiraciones nacionalistas, como dice la prensa conservadora. En realidad el PSOE es una fotografía exacta de este país, con todos sus matices, diferencias y puntos de conexión.

Print Friendly, PDF & Email