“Las ciudades españolas que se han hecho famosos por los delitos que se cometieron en ellas, han exigido a Google que cambie la forma en que trabajan sus motores de búsqueda, de forma que aparezca publicidad positiva por encima de la negativa”.

 


(Foto: flickr/Pablompop)

 

“Los pueblos -sigue el artículo de Fiona Govan- se quejan de que los visitantes potenciales que utilizan internet para buscar información, reciben primero toda la negativa antes de llegar a los valores positivos que sus pueblos atesoran. Entre los pueblos que están presionando para promover esta cambio está  Alcásser, un pequeño pueblo cerca de Valencia, en el que tres adolescentes fueron secuestradas, violadas y asesinadas en 1992″.

“Las autoridades municipales se quejan de que al escribir el nombre del pueblo en un motor de búsqueda como Google, se muestran docenas de entradas sobre el triple asesinato dejando en segundo plano enlaces a sitios web que promueven aspectos más positivos de la ciudad, como la necrópolis visigoda o el castillo del siglo XV”.

“Otro caso similar es el de Puerto Hurraco, una pequeña aldea en la región de Extremadura, donde dos hermanos, en 1990, asesinaron a nueve personas. Allí, las autoridades preferirían promover más bien el campo de los alrededores como un paraíso para los amantes del senderismo“.

Leer artículo completo en The Telegraph