“España, un país que hace apenas dos años salía del grupo de los países más fiables de la UE, es ahora comparado con Alemania. Esta comparación tan halagadora, se encuentra en el trabajo de los analistas de la banca española de inversión Arcano. Su estudio, publicado en el mes de octubre, basa su afirmación en el supuesto final de la recesión en España. En el tercer trimestre, el producto interior bruto ha crecído de 0,1% después de más de dos años de caída“.

 


(Foto: flickr/M.A. Pelegrí)

 

“Esa tímida recuperación, confirmada en el cuarto trimestre, marca un hito en la crisis que atraviesa el país desde hace más de dos años y todo, en gran parte gracias a la recuperación de la exportación. Reduciendo severamente los salarios, como hizo Alemania en 2004, España recuperó competitividad y logró recuperar también cuota de mercado para la exportación. Pero la comparación se detiene allí, porque los dos países no juegan en la misma división”.

“En realidad, España se parece más a la Eslovaquia de hoy que a la Alemania de hace diez años. Berlín ha centrado su desarrollo en productos de gran calidad, poco sensibles a la variable precio, mientras que Madrid ha utilizado la reducción de los salarios para recuperarse. Resultado, al igual que hacen Polonia y Rumania, España oferta hoy los trabajadores que en Francia, por ejemplo, resultan más caros“.

“Esta carrera de bajar los salarios podría ser devastadora para la zona del euro. Cuando se disminuye los salarios, los hogares dejen de consumir y la máquina para fabricar crecimiento se gripa. En España, que sufre recortes drásticos en su gasto público para salir de la crisis, y donde está en desempleo uno de cada cuatro trabajadores, la disminución de los salarios ha sido un ingrediente más que ha contribuido a hundir la indispensable demanda interna“.

Leer artículo completo en Radio France