La clasificación mundial de libertad de prensa que cada año publica Reporteros Sin Fronteras ofrece en este 2014 algunos descensos significativos, como el de EEUU, Italia o Reino Unido. España en cambio mejora ligeramente su posición pasando del puesto 36 del año pasado, al 35 en este.

Finlandia, Países Bajos y Noruega repiten una vez más como los tres países que más respetan la libertad de prensa, mientras que Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán vuelven a ser también los tres últimos. La clasificación se hace evaluando siete indicadores: el grado de exacciones, la dimensión del pluralismo, la independencia de los medios de comunicación,  el clima general y la autocensura,  el marco legal, la transparencia y la infraestructura.

España ocupa en este 2014 el puesto 35, con una puntuación de 20,63. Figura justo por detrás de Eslovenia (34) y Reino Unido (33). Nos superan asimismo países como Alemania (14), Bélgica (23), Uruguay (26) o Portugal (30). Pero figuramos justo por delante de Organización de Estados del Caribe Oriental y de Letonia, y también supera a Francia que figura en el puesto 39, Estados Unidos, 46, o Italia, 49.

A destacar que Estados Unidos es uno de los países que experimenta una de las  mayores caída en la lista con respecto a 2013. Pierde 13 puestos, en gran medida por la gestión de los casos Wikileaks y Snowden. RSF asegura: “El juicio y la condena del soldado Bradley Manning y la búsqueda del analista de la NSA Edward Snowden fueron advertencias a todos aquellos que estén pensando en ayudar a la divulgación de información sensible de interés público”.

República Centroafricana es quien más cae en la lista, 43 puestos, seguida por Guatemala, -29 y Kenia, -18. Italia por su parte pierde 8 posiciones y Reino Unido, 3, por su “vergonzosa presión contra The Guardian” también por el caso Snowden.

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Supongo que la (mínima, eso sí) subida en el ranking se deberá más bien a deméritos de los demás que a méritos nuestros. Yo, al menos, no percibo que la libertad de prensa en España sea mayor que lo fue el año pasado, más bien todo lo contrario…