BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Los seres humanos llevamos tantos años intentando encontrar alguna receta para la felicidad y con tan poco éxito… ¿Como vamos a encontrar una receta si ni siquiera nos ponemos de acuerdo en el significado? ¿es la euforia? ¿es la risa? ¿la sonrisa? ¿la estabilidad? ¿la autoestima?

Un filósofo chileno me dijo que después de haber recorrido medio mundo había descubierto que todos aquellos que se dicen felices coinciden en que “consiguieron cumplir sus sueños”. Puede ser. Punset, también estudioso de la felicidad, ha vuelto a decir estos días que esta se encuentra “en la ausencia del miedo: el miedo a morir, al proyecto no acabado…” En mi opinión, socialmente, la felicidad está más relacionada con la sonrisa y el cariño de los demás que con otra cosa.

De lo que he leido estos días me parece muy interesante lo que dice el poliédrico Jodorowsky: “no hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que se es” y lo explica así:

“Desde la infancia nos endilgan destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios. Si eres cantante y no abogado como tu padre, abandona la carrera de leyes y graba tu disco.”

Otra receta para la felicidad que recomienda el autor:

“Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Aceptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman”

He elegido estas dos recetas para empezar porque creo que algunas de las cosas que mas tristeza nos provocan están relacionadas con ellas: con el miedo al rechazo. Todos los que analizan el asunto lo hacen desde conceptos sociales y desde  la necesidad de ser amado. Así que uno de los caminos para ser feliz es: Sonreir, incluso cuando duele, y hacer lo posible por querer y por que te quieran.

Pero no olvidemos que todas esas recetas conducen irremediablemente a la verdadera esencia de la felicidad, lo biológico, lo que llevamos grabado con fuego en el cerebro y que ha conseguido extender y hacer sobrevivir a nuestra especie sin freno: el sexo, los hijos, la alimentación, la protección del grupo…

 Lo podemos envolver filosóficamente, pero la realidad es que los seres humanos somos tan felizmente predecibles…

Print Friendly, PDF & Email