Por Alberto Granados

Nada más adentrarnos en este curioso restaurante comenzamos a sorprendernos, de repente uno se encuentra en un entorno donde los motivos marítimos son los protagonistas: lámparas con forma de medusa y varios enormes acuarios con sus pececitos dando vueltas y mirando como los comensales engullen a varios de su especie, ¿el diseño? De Ignacio García de Vinuesa y Juan Sobrino, imprescindibles en los locales que pretenden hacerse con un hueco de honor en la larga lista de restaurantes madrileños.

El servicio exquisito y educado va recomendando los platos de la carta que en principio le dejan a uno algo sorprendido ¿Navajas con piña e infusión de jardín con hierbas frescas y edamame? No sé? no me sonaba muy bien? ¿Corvina con manzana, papada de cerdo y jugo de asado? En estos casos es cuando recuerdo a mi maestro Merino e intento salir corriendo? ¡Pero fui fuerte!

¡Venga vamos a ser valientes! Nos vamos a dejar llevar por las vieiras, por los mejillones y por el atún? ¡Que sea lo que Dios quiera! ¡Y Dios se apiadó de nosotros!

fishclub.JPG

De pronto comenzaron a llegar hasta nuestra mesa un montón de platos sencillamente apetitosos: Lo primero unas vieiras asadas con caldo de piel de patata, huevas de trucha y capuchino que sinceramente hacía tiempo que no probaba tan buenas (se notaba que el producto era de primera). A continuación unos mejillones de roca acompañados de una suave mus de ajo y perejil, pequeñitos y sabrosos y para terminar una apuesta arriesgada: El atún (que rarito es comerlo en condiciones) aquí lo servían marinado con foie de pato fresco asado y maíz, todavía me caen las lágrimas al recordarlo, sencillamente sabroso.

Al terminar y cuando charlamos con el chef responsable de la carta Carl Borg, le aseguré que regresaríamos para ponernos en sus manos y degustar ese menú “sorpresa” compuesto por cinco platos y dos postres (50 Euros + vino) porque a partir de éste momento este chef pasa a ser uno de mis favoritos. Por cierto no puedo terminar la crónica sin mencionar al jefe de sala y sumiller, ?scar Cárdenas, que acertó con sus recomendaciones y con su trato.

¿Más cosas? Su amplia variedad de mariscos desde langostinos tigre, pasando por almejas gallegas o gambón rojo del mediterráneo que se puede cocinar con el tipo de cocción que uno elije (plancha, parrilla, andaluza, romana, vapor?) ¿Los precios? La calidad hay que pagarla entre 40 y 50 Euros.

Tipo de cocina: De autor con toques mediterráneos.
Platos recomendados: Huevo a baja temperatura con erizos de mar, trufa negra y caldo de garbanzos; Atún marinado con foie de pato fresco asado y maíz.
Dirección: Paseo Castellana, 188 [Mapa]
Teléfono: 647 501 147
Horario: Desde las 11.00 a las 01.00 horas de la madrugada, de lunes a jueves, y hasta las 03.30 horas en fin de semana. Cierra domingos y lunes noche.
Municipio: Madrid
Zona: Chamartín
Accesos: Metro Cuzco
Servicios a destacar: Local climatizado, zona habilitada para fumadores, parking próximo, buena selección de vinos.
Precio: A partir de 50 ? (Al medio-día menú ejecutivo a 20 Euros)

 

Print Friendly, PDF & Email
6 Replica a este post
  1. la nueva sumiller se llama patricia arellano y acertó bastante bien con un maridaje q me hizo de 3 platos con sus correspondientes vinos

  2. Cuando llegamos nos dio la impresión de que la comida no iva a estar a la altura. Suele ocurrir que en los sitios “de diseño”, por lo general la comida no es buena… Pero lo cierto es que Fish Club nos sorprendió a todos gratatamente.

    El servicio fantastico, la cena impresionante, pero realmente lo mejor fué descubrir que este restaurante de pescado y marisco basicamente, tiene en su carta uno de los cochinillos asado al horno mas delicioso que he probado en toda la ciudad.

    Volveremos, por su puesto.

  3. Nor dieron un menu malisimo,salimos muertos de hambre para lo que nos cobraron y encima fallo uno de catorce personas por un motivo grave y cobraron su menu.Cero recomendable,el restaurante estaba vacio

  4. no nos gusto,si no lo quieren contar ustedes me parece bien,pienso que tambien estoy aportando informacion

  5. Alfonso, siento decirte que o te aplicaron un Impuesto sobre Valor Añadido o es que no supistes que llegar al sitio. En este caso IVA… es del verbo IRRRRRR….

    Pero no obstnte gracias por tu aportacion.

  6. Ya he ido un par de veces a comer y las dos he comido muy bien y he quedado mejor, muy recomendable tanto para comidas sociales como profesionales. Ahora me queda ir a cenar a ver qué tal el ambiente.