Por Alberto Granados

Nada más adentrarnos en este curioso restaurante comenzamos a sorprendernos, de repente uno se encuentra en un entorno donde los motivos marítimos son los protagonistas: lámparas con forma de medusa y varios enormes acuarios con sus pececitos dando vueltas y mirando como los comensales engullen a varios de su especie, ¿el diseño? De Ignacio García de Vinuesa y Juan Sobrino, imprescindibles en los locales que pretenden hacerse con un hueco de honor en la larga lista de restaurantes madrileños.

El servicio exquisito y educado va recomendando los platos de la carta que en principio le dejan a uno algo sorprendido ¿Navajas con piña e infusión de jardín con hierbas frescas y edamame? No sé? no me sonaba muy bien? ¿Corvina con manzana, papada de cerdo y jugo de asado? En estos casos es cuando recuerdo a mi maestro Merino e intento salir corriendo? ¡Pero fui fuerte!

¡Venga vamos a ser valientes! Nos vamos a dejar llevar por las vieiras, por los mejillones y por el atún? ¡Que sea lo que Dios quiera! ¡Y Dios se apiadó de nosotros!

fishclub.JPG

De pronto comenzaron a llegar hasta nuestra mesa un montón de platos sencillamente apetitosos: Lo primero unas vieiras asadas con caldo de piel de patata, huevas de trucha y capuchino que sinceramente hacía tiempo que no probaba tan buenas (se notaba que el producto era de primera). A continuación unos mejillones de roca acompañados de una suave mus de ajo y perejil, pequeñitos y sabrosos y para terminar una apuesta arriesgada: El atún (que rarito es comerlo en condiciones) aquí lo servían marinado con foie de pato fresco asado y maíz, todavía me caen las lágrimas al recordarlo, sencillamente sabroso.

Al terminar y cuando charlamos con el chef responsable de la carta Carl Borg, le aseguré que regresaríamos para ponernos en sus manos y degustar ese menú “sorpresa” compuesto por cinco platos y dos postres (50 Euros + vino) porque a partir de éste momento este chef pasa a ser uno de mis favoritos. Por cierto no puedo terminar la crónica sin mencionar al jefe de sala y sumiller, ?scar Cárdenas, que acertó con sus recomendaciones y con su trato.

¿Más cosas? Su amplia variedad de mariscos desde langostinos tigre, pasando por almejas gallegas o gambón rojo del mediterráneo que se puede cocinar con el tipo de cocción que uno elije (plancha, parrilla, andaluza, romana, vapor?) ¿Los precios? La calidad hay que pagarla entre 40 y 50 Euros.

Tipo de cocina: De autor con toques mediterráneos.
Platos recomendados: Huevo a baja temperatura con erizos de mar, trufa negra y caldo de garbanzos; Atún marinado con foie de pato fresco asado y maíz.
Dirección: Paseo Castellana, 188 [Mapa]
Teléfono: 647 501 147
Horario: Desde las 11.00 a las 01.00 horas de la madrugada, de lunes a jueves, y hasta las 03.30 horas en fin de semana. Cierra domingos y lunes noche.
Municipio: Madrid
Zona: Chamartín
Accesos: Metro Cuzco
Servicios a destacar: Local climatizado, zona habilitada para fumadores, parking próximo, buena selección de vinos.
Precio: A partir de 50 ? (Al medio-día menú ejecutivo a 20 Euros)

 

Print Friendly, PDF & Email